Declaró uno de los 'narcos' detenidos el jueves en el barrio San Cayetano

Los tres detenidos el jueves por comercialización de drogas en sus domicilios fueron conducidos ayer a los tribunales federales. Uno aceptó declarar y los restantes se negaron a hacerlo. La juez Eva Parcio les dictó la prisión preventiva a todos mientras continúa la investigación.

Los tres habitantes del barrio San Cayetano investigados por tener "kioscos" de droga en viviendas particulares relacionadas entre sí, fueron indagados ayer por la juez federal Eva Parcio, quien estuvo al frente de la causa. Un importante cúmulo de pruebas, seguimientos y grabaciones de video los comprometen con la venta de estupefacientes.
La magistrada le tomó declaración, pero sólo uno de ellos prestó testimonio en torno a su detención y el delito que se le imputa, negando su participación. Los restantes acusados decidieron hacer uso de su derecho a negarse a declarar en esa primera instancia de la causa.
Parcio les informó el delito de presunta comercialización de estupefacientes que los tiene involucrados. Dictó el auto de mérito por diez días hábiles para procesarlos por el ilícito mencionado o sobreseerlos. Mientras tanto, continúan las averiguaciones en torno a la causa.
En diálogo con El Patagónico, la magistrada destacó la labor del comisario de Drogas Peligrosas de Comodoro Rivadavia, Julián Vilches y su personal, quienes en tan sólo 30 días desbarataron a la organización criminal.
Si bien no se encontró demasiada cantidad de marihuana como en otros operativos, subrayó la rapidez y eficiencia de los efectivos que tuvieron que lidiar con un sofisticado sistema de videovigilancia que tenía uno de los "narcos" en su vivienda. A través de seis cámaras monitoreaba los movimientos externos de la casa y sobre todo cuando llegaban los "clientes".
Hay que recordar que la juez autorizó las órdenes de allanamientos, dos en domicilios de la calle Código 554, y el restante sobre el Código 649. Durante siete horas los policías de Drogas Peligrosas secuestraron casi dos kilos de marihuana, tres armas de grueso calibre, 200 balas, dinero en efectivo, balanzas, elementos de corte, anotaciones y teléfonos celulares.
Los sospechosos señalados como los "dealers" de la organización estaban en sus respectivas viviendas y fueron detenidos por orden de la juez federal. Durante la investigación se constató la visita de los clientes que lo hacían con frecuencia y adquirían envoltorios de la droga.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico