Defecó en el vestidor para esconder la alarma de una prenda que quería robar

Un hombre ingresó a una tienda de San Martín al 600 y pidió probarse unas camisas. Con la idea de llevarse sin pagar una de las prendas, defecó en el vestidor y ocultó la alarma. El incidente ocurrió días atrás y ayer volvió al local. Una vendedora advirtió que se trataba del mismo individuo y llamó a la policía, que esta vez lo encontró en el vestidor probándose remeras.

Un hombre defecó en el vestidor de una tienda de San Martín al 600 y escondió en el excremento la alarma de la camisa que pretendía robarse, pero terminó siendo descubierto.
El hecho tuvo lugar días atrás y, según una de las vendedoras del lugar, el hombre ayer volvió al local, por lo que llamaron a la Seccional Primera. Así la policía lo sorprendió otra vez encerrado en el vestidor, por lo que entregó las prendas que pretendía llevarse esta vez y se marchó.
"Tiene que estar fuera de quicio, creo que ni un borracho hace eso", sostuvo ayer la vendedora en diálogo con El Patagónico.
En el desagradable incidente de días atrás, el hombre había pedido camisas para probarse. Cuando pasó al cambiador, defecó y también orinó. Mientras que ocultó en el excremento la etiqueta con la alarma de la camisa que pretendía robarse.
"En el momento que pasó a probarse la camisa nosotros no nos habíamos percatado de nada. Después salió contento y dice me quedó re bien, cuando se fue y le sacamos la camisa (que se llevaba sin pagar), fuimos al vestidor y ya estaba todo hecho", describió la vendedora que se encontró con el asqueroso panorama.
El hombre se fue del local y antes de ayer volvió cuando el comercio estaba cerrando. Se acercó y miró hacia el interior. La trabajadora se volvió a sentir intimidada, llamó a la policía y finalmente fue identificado en la vereda.
El hombre ayer volvió a ingresar al comercio. La mujer lo volvió a ver, pero esta vez llevaba unas bolsas por lo que temió que escondiese algún tipo de arma o elemento para atacar por lo que llamó una vez más a la policía.
De ese modo, los efectivos de la Seccional Primera llegaron y encontraron al hombre encerrado nuevamente en el vestidor. Todos pensaron que otra vez estaba defecando, pero cuando abrieron la puerta se encontraron con el hombre en poder de unas remeras. "Se estaba robando una remera", relató la empleada.
Según indicaron en el local, el hombre se habría resistido a salir del vestidor y a entregar la mercadería, hasta que finalmente fue echado del lugar por la policía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico