Definidos los vencedores, arrancan los realineamientos para el balotaje francés

El presidente de Francia, Francois Hollande, que no se presentó a la reelección por su alta impopularidad y cuyo Partido Socialista sufrió una derrota histórica, pidió el voto para su ex ministro de Economía para frenar los "riesgos" que entrañaría la victoria de Le Pen.

Los resultados de las elecciones presidenciales celebradas el domingo en Francia, que pusieron en la segunda vuelta al liberal Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen, desataron de inmediato un complejo despliegue de realineamientos, cruces y pactos que a lo largo de las dos semanas definirán las posibilidades de los oponentes que buscan llegar al Elíseo el 7 de mayo.
El presidente de Francia, Francois Hollande, que no se presentó a la reelección por su alta impopularidad y cuyo Partido Socialista (PS) sufrió una derrota histórica, pidió ayer el voto para su ex ministro de Economía para frenar los "riesgos" que entrañaría la victoria de Le Pen, que quiere salir de la Unión Europea (UE).
"Frente a los riesgos que supondría la victoria de Le Pen, no sirve callarse o refugiarse en la indiferencia. Hay que movilizarse. Votaré por Emmanuel Macron", aseguró Hollande en una solemne alocución televisada desde el Palacio del Elíseo.
Según el socialista, en el poder desde 2012, el partido Frente Nacional (FN) de Le Pen, con su plataforma xenófoba, nacional populista, euroescéptica y anti ajuste, supone una amenaza para la economía y la unidad de Francia, reseñaron las agencias DPA, EFE y Ansa.
Justificó el rechazo al FN en "su larga historia, sus métodos, sus vínculos con grupos extremistas en toda Europa, pero sobre todo las consecuencias que tendría la aplicación de su programa en la vida de nuestro país".
El liberal Macron, un ex banquero que renunció al gobierno de Hollande y que se presentó como independiente, ganó la primera vuelta de ayer con un total de 8,56 millones de votos, el 24,01%, frente al 21,3% de Le Pen, que sacó 7,67 millones de votos.
Poco antes, en medio de la debacle por los resultados, la dirigencia del oficialista PS, que resultó quinto en la contienda electoral, pidió a la militancia votar el liberal e instó a toda la ciudadanía a hacer lo mismo para evitar que Francia "pierda su esencia", en caso de ganar la ultraderechista.
"Está fuera de cuestión dejar que Francia pierda su esencia, porque se trata de eso: del alma de nuestro país", indicó el primer secretario del partido, Jean-Christophe Cambadélis, tras una reunión del órgano colegiado de dirección en el que este respaldó esa postura "de forma unánime".

FRENAR A LE PEN

Las filas conservadoras del candidato Francois Fillon, quien salió tercero con un 20,01%, en tanto, analizaron la derrota en sendas reuniones del comité político y del órgano colegiado de dirección, ambas a puertas cerradas, a las que el aspirante llegó con críticas destacadas.
Fillon reconoció su derrota y llamó también a votar por Macron "para frenar" a Le Pen.
"No hay otra opción que votar contra la extrema derecha. Votaré, por tanto, a favor de Emmanuel Macron", anunció Fillon ante un grupo de periodistas tras el cierre de los colegios electorales.
En tanto, el candidato de la izquierda, Jean-Luc Mélenchon, que logró un 19,58%, dijo en una declaración ante sus seguidores que consultará a su militancia sobre si apoyar a Macron o a la ultraderechista Marine Le Pen, hacia quienes dirigió duras críticas.
"Los mediácratas (un término del argot político galo que alude a la excesiva influencia sobre la opinión pública desde algunos medios de comunicación) y los oligarcas están jubilosos. Nada es tan bello para ellos como una segunda vuelta entre dos candidatos que quieren prolongar las instituciones actuales, que no expresan ninguna conciencia ecológica y que piensan tomarla con los logros sociales más elementales", dijo.
Mélenchon aseguró, no obstante, que "respetarán" los resultados oficiales sean cuales sean.
En tanto, la xenófoba y euroescéptica Le Pen, criticó ayer los llamamientos del resto de partidos a frenar su avance y cargó contra ese "viejo frente republicano podrido, que ya nadie quiere" y que "intenta aliarse" en torno a Macron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico