Dejó el fútbol para donarle el hígado a su sobrino

Alejandro "Lulo" Benítez, el delantero de Central Larroque, de Entre Ríos, protagonizó en los últimos días un verdadero acto de amor. Decidió donar parte de su hígado a su sobrino Milo Romani, de apenas nueve meses, quien padecía una severa complicación biliar.

El delantero asegura haber metido el mejor gol de su carrera: gracias al trasplante, su sobrino se recupera notablemente. ""Ahora será tiempo de alentar desde el otro lado del alambre con el mate", señaló el ahora ex jugador.

La intervención resultó exitosa y, mientras Alejandro se recupera en su ciudad natal, Milo muestra signos de evolución notables.

El larroquense Alejandro Benítez es conocido por todos como "Lulo". Se destaca como goleador en la primera de Central Larroque, con quien logró varios campeonatos y se convirtió en uno de sus jugadores referentes.

Pero el mejor gol, sin dudas, lo hizo este mes cuando donó parte de su hígado a su sobrino Milo, de apenas nueve meses.

El pequeño Milo padecía una arteria biliar desde su mismo nacimiento, una malformación que generó una obstrucción en los conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula, lo cual puso en riesgo su vida. Por eso, la necesidad del trasplante fue imperiosa y Lulo no dudó un instante.

En una entrevista con el diario El Argentino de Entre Ríos, "Lulo" manifestó: "son sensaciones incomparables, nunca dudé en donarle parte de mi hígado a Milo, no me importó nada. Sabía que era compatible y no lo dudé".

El goleador ya tiene el alta médica y fue recibido en Larroque como un héroe, con abrazos, carteles de agradecimiento y mucha emoción por parte de amigos.

Según recuperó Minuto Uno, el fútbol seguirá siendo parte de su vida, pero no dentro de una cancha. "Ahora será tiempo de alentar desde el otro lado del alambre, con el mate", señaló.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico