Del pelapapas al destornillador

La pareja de novios ya cuenta con numerosos antecedentes judiciales no sólo en esta ciudad sino también en Sarmiento. En uno de sus frustrados robos ocurridos meses atrás Gastón Figueroa utilizó un pelapapas para cortar a sus víctimas, mientras en Sarmiebnto ambos jóvenes están imputados por un robo domiciliario.
Durante la mañana del 9 de mayo, Figueroa fue detenido en esta ciudad como sospechoso de haber asaltado a dos jóvenes junto a un cómplice en la zona de Islas Leones, entre Posta de Yatasto y Wilde del barrio Ceferino. Amenazaron y cortaron en sus brazos a las víctimas con la utilización de un pelapapas.
Al mayor lo lesionaron en el antebrazo izquierdo y al menor en el antebrazo derecho. Tras el arribo de la policía, Figueroa fue aprehendido y su amigo alcanzó a escapar con una gorra y un teléfono celular como botín.
Mientras, el 2 de mayo, la pareja fue imputada de perpetrar un robo en una vivienda de Sarmiento cuando los propietarios -que trabajan como comerciantes- estaban ausentes de su domicilio.
Según la imputación, barretearon la puerta principal del domicilio. Se alzaron con seis camperas de abrigo de primera marca, remeras, una notebook, una cámara digital profesional de fotografías, tres teléfonos celulares de alta gama, perfumes de mujer, un juego de azar, joyas y otros elementos.
Con la colaboración de los vecinos y la aplicación que tenía uno de los teléfonos celulares sustraídos se identificó a los presuntos autores.
La policía allanó la vivienda del tío del joven donde secuestraron los elementos denunciados como robados, y además se advirtió que existían otros elementos no denunciados.
Por ello, se pidió una ampliación de la orden judicial que incluyó la detención de la pareja.
Además se constató que Diana Altamirano tenía orden de captura desde 2014 por la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. La juez Daniela Arcuri le dictó dicha captura por haber estado involucrada en un hurto.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico