Del Potro: "estuve muy cerca de retirarme, la pasé muy mal"

"Cambiaron muchas cosas en mi vida. Pasé momentos muy duros, pensé que no iba a jugar más, eso me permite ahora tener otra mirada, disfruto cada situación y tengo claro que después de lo que sufrí, todo lo que venga es un regalo de Dios", subrayó el tandilense, quien no jugaba la Davis desde hace 46 meses.

Juan Martín Del Potro, de regreso en el equipo de Copa Davis de la Argentina luego de casi cuatro años, confesó ayer que estuvo muy cerca de retirarse del tenis y que a sólo tres días de enfrentar a Italia, en Pesaro, por los cuartos de final, siente que lo que vive es un premio a no haber bajado nunca los brazos.
"Estuve muy cerca de retirarme del tenis, la pasé muy mal, así que esto que vivo ahora es un premio a no haber bajado nunca los brazos durante mi lesión", subrayó Del Potro, nacido en Tandil hace 27 años y relegado al puesto 139 del ránking mundial, luego de haber sido el cuarto tenista del planeta en 2010.
El tandilense, campeón del US Open 2009, ofreció una conferencia de prensa en la sala montada especialmente detrás de las tribunas del estadio Circolo Tennis Baratoff, donde entre el viernes y el domingo la Argentina e Italia jugarán una serie que premiará al ganador con el pase a las semifinales del Grupo Mundial.
La "Torre de Tandil", ganador de 18 títulos de la ATP en su carrera, y medalla de bronce en los Juegos de Londres 2012, mostró una gran predisposición y aceptó una entrevista con los medios argentinos, una vez que se retiró de la sala la prensa italiana y también de otros países que cubrirán la serie.
"Cambiaron muchas cosas en mi vida. Pasé momentos muy duros, pensé que no iba a jugar más, eso me permite ahora tener otra mirada, disfruto cada situación y tengo claro que después de lo que sufrí, todo lo que venga es un regalo de Dios", subrayó el tandilense, quien no jugaba la Davis desde hace 46 meses.
La última aparición de "Delpo" con la camiseta argentina fue en la serie jugada el 12, 13 y 14 de setiembre de 2012 en el estadio Mary Terán de Weiss, en Villa Soldati, en la derrota ante la República Checa por 3-2 en una de las semifinales del Grupo Mundial.
Luego vino la segunda de sus tres operaciones en la muñeca izquierda y sus desencuentros con el capitán Martín Jaite, con parte de la dirigencia de la AAT (Asociación Argentina de Tenis) y con algunos tenistas como David Nalbandian y Juan Mónaco, ahora nuevamente compañero de equipo en Pesaro.
Del Potro anunció su regreso al equipo de Copa Davis cuando se fue Jaite y llegó Daniel Orsanic (asumió como capitán en febrero de 2015), pero no pudo concretarlo debido a que se lesionó nuevamente y debió ser operado por tercera ocasión en la mano izquierda, esa vez quedó al borde del retiro.
Sin embargo, siguió adelante una rehabilitación rigurosa que le permitió regresar al tenis en febrero de este año (arribó hasta las semifinales en Delray Beach) y si bien aún no alcanzó su mejor versión tenística, tiene el nivel suficiente que le permitió ganarse la convocatoria.
"Extrañaba la Davis, no es lo mismo alentar a mis compañeros desde afuera como ocurrió el año pasado en las series ante Brasil y Serbia, que estar adentro del equipo, sentirme útil y en condiciones de aportar cosas", añadió "Delpo".
El tandilense, aún transpirado luego de haberse entrenado durante una hora con "Pico" Mónaco bajo un calor por momentos asfixiante, se mostró cordial y respondió una a una cada pregunta, mirando a los ojos a cada periodista argentino, en otro gesto positivo desde su regreso, ya que siempre tuvo problemas de comunicación con los medios.
"La Davis es una competencia de alto nivel, por eso siempre le di un lugar importante en mi calendario y las series que jugué lo hice a pleno, nunca me guardé nada", recordó Del Potro, quien debutó en el certamen en 2007 y jugó 16 partidos, de los cuales ganó 12.
El tandilense también analizó al equipo argentino, que además del mencionado Mónaco integran Federico Delbonis y Guido Pella, y a las dos figuras de Italia, Fabio Fognini y Andreas Seppi, quienes lideran la formación que completan Paolo Lorenzi y Marco Cecchinatto.
"Tanto Mónaco como Delbonis están jugando muy bien sobre polvo de ladrillo, y Pella ensayó conmigo en dobles. Creo que será una serie muy pareja, ya que no hay un gran favorito o un tenista que te garantice que va a ganar sus dos puntos", analizó "Delpo".
Es probable, según la estrategia que prepara el capitán Daniel Orsanic, que Mónaco y Delbonis asuman los singles del viernes, y Del Potro y Pella jueguen el dobles del sábado, así todos tendrían a priori un similar desgaste físico y llegarían frescos al domingo, siempre y cuando la serie no se defina antes.
"Ninguno de nosotros cuatro somos especialistas en dobles, pero tenemos chances en ese punto porque ellos no tendrán a un especialista como Simone Bolelli (lesionado), aunque Fognini y Seppi han jugado torneos juntos", explicó el tandilense.
Del Potro indicó -por último- que desea aportar lo suyo al equipo ya sea en el dobles o si le toca estar en algún single, y remarcó que espera ver algunos argentinos en el estadio, que tiene vendidas 5.000 entradas, sobre una capacidad total de 6.000.
"Espero aportar desde donde el capitán decida. Será una serie difícil, con un público que ayudará a Italia lógicamente, pero nosotros debemos estar tranquilos y sabemos que habrá hinchas argentinos en el estadio también", concluyó Del Potro, en el día que eligió para reencontrarse con la prensa argentina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico