Delbonis: "de chico soñaba con vivir esto"

"Vivo cada serie con pasión y esta es una más, no siento una presión especial", afirmó el tenista nacido hace 26 años de cara al duelo con los croatas que se iniciará el viernes en el Arena Zagreb por la final de la Copa Davis.

El azuleño Federico Delbonis, aspirante a ser el segundo singlista, el que acompañará a Juan Martín Del Potro, en la final de la Copa Davis que la Argentina jugará ante Croacia este fin de semana en Zagreb, confesó ayer "de chico soñaba con vivir esto" y que pese a la trascendencia de la serie, no siente presión.
"De chico soñaba con vivir esto, desde que comencé a jugar al tenis. Vivo cada serie con pasión y esta es una más, no siento una presión especial", comentó el tenista nacido en Azul hace 26 años y ubicado en el puesto 41 del ránking mundial de la ATP.
Argentina, que nunca pudo ganar la Davis pese a haber jugado cuatro finales (1981, 2006, 2008 y 2011), se instaló en Zagreb con un equipo fuerte, sólido, que tiene a Daniel Orsanic como capitán, a Del Potro (38) como líder tenístico y a tres muy buenos acompañantes que pelean por un lugar.
Además de Delbonis, también el bahiense Pella (72) y el correntino Leonardo Mayer (137) tienen sus aspiraciones de jugar uno de los singles del viernes, que por el ranking será ante el 'top ten' Marin Cilic (6), líder de la formación balcánica por delante de Ivo Karlovic (20), Borna Coric (48) e Ivan Dodig (116).
"El tenis es un deporte individualista durante todo el año y en ese sentido quiero jugar. Pero entiendo que en la Davis integro un equipo y será el capitán quien elegirá al que sea más conveniente para ir en busca del objetivo", admitió el 'zurdo', campeón este año en Marrakech, Marruecos, en el segundo título de su carrera.
Delbonis practicó con intensidad con el correntino Mayer en la pista central del imponente estadio Arena Zagreb y luego de la sesión, cuando ya anochecía en la ciudad, atendió a la prensa con su habitual buena predisposición y abarcó los temas referidos a la final de la "Ensaladera de Plata".
"Cada día me siento mejor. La cancha está realmente muy bien, no tan rápida como esperábamos, supongo que porque más veloz también hubiera sido una complicación para ellos. El equipo está unido y con mucha ilusión, aunque sabemos que Croacia será un rival durísimo", analizó "Delbo".
Zagreb recibió a los argentinos con una temperatura de 14 grados durante la sesión de práctica matutina, mientras que cerró con una sensación térmica de 9 grados cuando peloteaban Delbonis y Mayer, en una ciudad que atraviesa la etapa final del otoño y oscurece temprano, a eso de las 17.
Delbonis no ocultó su ilusión por ser el elegido para el viernes y se lo vio muy prendido en la práctica que llevó adelante con Mayer, bajo la mirada de Orsanic, del subcapitán Mariano Hood y también de su preparador físico Horacio Anselmi, recién llegado a la ciudad para estar a su lado.
"Tengo un juego de 'zurdo' que puede complicar a Cilic, sobre todo cuando mi pelota sale con mucho peso. Mi saque también puede ser importante y creo que él tiene una cantidad de partidos encima que su físico debería sentir", analizó Delbonis, en alusión a que el croata viene de jugar el Masters de Londres.
El azuleño logró buenos resultados este año en superficies rápidas, el más importante el triunfo sobre el escocés Andy Murray, actual número uno del mundo, en el Masters 1.000 de Indian Wells, y también llegó hasta la tercera ronda en el abierto de Australia, primer Grand Slam del año.
"En una serie así hay que estar fuerte en lo mental. Si me toca jugar la idea es equivocarme lo menos posible, no errar y facilitarle las cosas a Cilic", concluyó Delbonis, el héroe de Argentina en la victoria sobre Italia (3-1) en Pesaro, ya que aportó dos puntos con sus éxitos sobre Andreas Seppi y Fabio Fognini.
Delbonis no estuvo en el triunfo de la ronda inicial sobre Polonia (3-2) en Gdansk, fue clave en la mencionada serie ante Italia e integró el equipo pero no jugó ningún partido en la heroica victoria de semifinales ante Gran Bretaña (3-2) en Glasgow.
En Zagreb, el azuleño quiere ser protagonista y en el primer día de la semana parece tener una pequeña luz de ventaja sobre Mayer y Pella, aunque el capitán Orsanic definirá la estrategia entre mañana y el jueves.
Más allá del tenista que resulte finalmente elegido, lo cierto es que Argentina realiza una puntillosa preparación previa y llegará en muy buenas condiciones a la final ante Croacia, leve favorito por tres factores que en la Davis siempre inciden: localía, elección de superficie y jugador determinante (Cilic).
"En lo deportivo, Croacia es un gran rival y puede ganar la final, pero puedo asegurar que Argentina llegará muy bien preparado y que de ninguna manera se perderá antes de jugar, como sucedió en oportunidades anteriores, donde había problemas de todo tipo", confesó a Télam un directivo de la AAT (Asociación Argentina de Tenis) que prefirió preservar su nombre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico