Demoras en Aeroparque y Ezeiza por medida de fuerza de pilotos

Los gremios habían indicado que adoptaban esta medida "al no lograr un acuerdo en paritarias con el Grupo Aerolíneas Argentinas" y calificaban su accionar como "legítimo" aclarando que no se trataba "de una medida de fuerza sino de asambleas informativas".

La actividad en el Aeroparque Jorge Newbery tendía anoche a normalizarse luego de las medidas de fuerza dispuestas ayer por los trabajadores afiliados a APLA (Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas), APA (Asociación del Personal Aeronáutico) y UPSA (Unión de Personal Superior Aeronáutico), que provocó la cancelación de más de 60 vuelos de LATAM, Aerolíneas Argentinas y Austral que afectaron a unos 8.000 pasajeros.
El efecto de estas medidas de fuerza se sintió también en el aeropuerto internacional de Ezeiza, donde al haber menos vuelos la normalización fue más rápida.
El Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria para ambos gremios, pero tanto los pilotos como el personal de tierra de Aerolíneas recién comenzaron a acatar la disposición pasada la media mañana por lo que llevó el número de vuelos cancelados a más de 60 entre las tres compañías, con un porcentaje mucho mayor por parte de las estatales Aerolíneas y Austral.
Fuentes de Aerolíneas Argentinas indicaron que tras las cancelaciones de los vuelos de la mañana, se inició un proceso de reprogramación y que la gran mayoría de los pasajeros que debían viajar durante la mañana ya fueron reubicados en distintos servicios para la tarde, mientras que otros decidieron cambiar sus pasajes para mañana u optaron por viajar por otro medio a los que se les reembolsó el importe del pasaje o se lo cambió para otra fecha.
Aerolíneas Argentinas había emitido ayer muy temprano un comunicado donde solicitó a los pasajeros "reconfirmar" los nuevos horarios de salidas de vuelos "antes de presentarse en el aeropuerto", pese a lo cual la aglomeración de gente fue muy importante con evidentes muestras de fastidio y enojo por parte de los viajeros.
UPSA y APA habían por su parte indicado que adoptaban esta medida "al no lograr un acuerdo en paritarias con el Grupo Aerolíneas Argentinas " y calificaban su accionar como "legítimo" aclarando que no se trataba "de una medida de fuerza sino de asambleas informativas que podrían generar demoras en los vuelos de la aerolínea de bandera" y que fueron "propensos al diálogo pero nos encontramos con posturas intransigentes lo que determinó las convocatorias a asambleas", dijo el secretario de prensa del gremio Marcelo Uhrich.
Por su parte Rubén Fernández, Secretario General de UPSA, confió que en la nueva instancia esperan llegar a un acuerdo. "No somos irracionales y defendemos nuestra Aerolínea de bandera, pero el salario y formas de trabajo deben adecuarse en una negociación que hasta ahora no arrojó resultados. Somos propensos al diálogo pero también a demostrar que no vamos de dejar de pelear por nuestra gente que hace un año están con salarios congelados", argumentó.
Por su parte APLA al acatar la conciliación obligatoria advirtió que las medidas se adoptaron en el Sector LAN Argentina "debido a los múltiples incumplimientos a nuestro Convenio Colectivo de Trabajo" y anticiparon que "ahora se abre una etapa de negociación en el ámbito del Ministerio en la que buscaremos, nuevamente, que la empresa cumpla con los compromisos asumidos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico