Denegaron la libertad a Oscar Naya y pasará la Navidad en la cárcel

El juez César Zaratiegui resolvió ayer que Oscar Naya, declarado culpable de la muerte del adolescente Emmanuel Puebla Pires, continúe en prisión preventiva hasta que se realice el juicio de cesura. Hace ocho días la Cámara Penal de Trelew le cambió la calificación a Naya padre y absolvió a su hijo Eduardo respecto al fallo de primera instancia.

El abogado Francisco Romero, quien asiste a Oscar Naya, solicitó la audiencia de revisión que se desarrolló ayer en la Oficina Judicial de Rawson. La misma se realizó en medio de un gran despliegue policial para evitar incidentes ante la presencia de familiares y amigos de la víctima quienes en las últimas semanas manifestaron clara disconformidad con las resoluciones judiciales.
En el juicio de primera instancia Oscar Naya fue condenado por el delito de homicidio con dolo eventual (que tuvo intención de matar) y había recibido una pena de 10 años de prisión, mientras su hijo Eduardo Naya 8 años de cárcel. Hace ocho días, el miércoles 16 de diciembre, los camaristas Adrián Barrios, Alejandro Defranco y Daniel Pintos cambiaron la calificación.
En ese fallo el tribunal condenó a Oscar Naya por el delito de homicidio culposo (sin intención de matar) y absolvió a su hijo, quien recuperó la libertad. En el primer caso la pena en expectativa sería de cumplimiento condicional, y en ese contexto fue que Romero pidió la inmediata libertad del autor del disparo que el 9 de diciembre de 2014 terminó con la vida de Emmanuel en la playa "El Sombrerito".
En su argumento el defensor planteó que se trató de un delito en el que el imputado "no tuvo cuidado, pero jamás pudo prever el resultado fatal de terminar con la vida del adolescente. Su falta de previsibilidad está al límite de la inimputabilidad. Fue un caso fortuito. Se trata de la llamada culpa inconsciente por lo tanto se debe aplicar la opción mínima al momento de la pena para este delito".
Precisó que su cliente lleva un año y tres días prisión. Por otro lado, manifestó además que el Ministerio Público Fiscal "perdió en el juicio" al mantener en todo momento la hipótesis del homicidio simple, es decir, que Oscar Naya "mató intencionalmente" al adolescente.
NAVIDAD EN LA CARCEL
Para la fiscal general Griselda Encinas la admisibilidad de la impugnación la debe resolver el Superior Tribunal de Justicia. Fijó la postura de la continuidad de la detención de Oscar Naya y destacó la gravedad del delito y el daño ocasionado al que calificó de incalculable.
Mientras, el abogado querellante Carlos Villada pidió que Oscar Naya siga detenido y que esa determinación le corresponde al tribunal que debe analizar la cesura de pena.
Zaratiegui fue contundente en su resolución y tuvo en cuenta la gravedad del daño causado y las características que rodearon al delito y a la víctima que jugaba en el lugar con amigos.
Para el magistrado "se debe tener en cuenta al autor del hecho, conocedor de armas y de la zona donde se produjo el incidente. Su negligencia fue gravosa, debió tener en cuenta los resultados y haber tomado los recaudos. La acción fue altamente imprudente", destacó.
A criterio del juez la pena que le cabe a Oscar Naya "se aleja del mínimo para esa calificación (el homicidio culposo prevé una pena mínima de seis meses prisión) y se acerca al máximo de la pena (cinco años)". Dirigiéndose con la mirada a la madre de la víctima, sostuvo que "ninguna pena que determine la Justicia puede reparar el daño causado".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico