Denuncia que ella y su familia fueron agredidos por policías de la Segunda

Laura Vargas afirmó que al menos tres efectivos de la Seccional Segunda -dos hombres y una mujer- se introdujeron sin orden de allanamiento a su vivienda de Malvinas Sur y Laferrere, luego que ella grabara con su teléfono celular cómo los policías agredían en la calle a un amigo de sus hijos. Relató que la golpearon, dejándola con moretones en los brazos, piernas y en un ojo para quitarle el teléfono. Además, ella y su hija de 20 años fueron demoradas durante cuatro horas hasta que la Justicia ordenó su libertad.

Al menos tres efectivos de la Seccional Segunda, comisaría a cargo del comisario inspector Fernando Mora, fueron denunciados de haberse introducido sin orden judicial a la casa de la familia Vargas, en Malvinas Sur y Laferrere y haber golpeado a todos sus integrantes, incluido un niño. El ataque, según los denunciantes, se produjo el sábado a las 18.
Laura Vargas (46), denunció ante El Patagónico que el sábado sus hijos estaban sobre la vereda de su vivienda junto a un amigo, Adrián "El Pollito" Barrientos. En ese momento pasó un patrullero de la Seccional Segunda y los policías reconocieron a Barrientos.
Entonces, según la denunciante, "le dieron piñas en el estómago y lo echaron (a Barrientos). Después lo siguieron en contramano pegándole con la cachiporra y lo atropellaron", aseguró la mujer.
Al ver la agresión contra Barrientos, "a mí me dio bronca y yo lo estaba filmando (grabando con su teléfono celular). Los policías vieron que yo los estaba filmando, vienen a toda velocidad y nos metimos a la casa".
La denunciante relató que los tres efectivos pidieron refuerzo de otras dependencias y luego "se metieron como 20 policías a pegarnos. Hasta al chiquito (niño) le dieron un cachetazo en la cara por llorar y defenderme a mí. Me rallaron el tele, la canilla del lavarropa la rompieron y ahora no podemos lavar ropa", graficó.
Según Vargas la intención de los policías era quitarle el teléfono celular "donde nosotros teníamos filmado cómo atropellaban al ´Pollito´". La denunciante asegura que llevó la peor parte porque "me patearon adelante de las criaturas, sin lástima, en el estómago".
También acusó golpes a la altura de las rodillas, en los brazos, cabeza y en el ojo derecho, según lo reflejan los moretones que todavía padece. Después Laura Vargas y su hija Andrea fueron llevadas a la comisaría en calidad de demoradas.

MADRE E HIJA PRESAS

Vargas describió que una vez en la comisaría "nos seguían dando y los policías nos decían: ´ahora me van a tener que chupar bien la p...´ ; y a ella (por su hija) le dijeron: ´esta está buena para romperle el c...´".
La mujer, madre de seis hijos, afirma que no entiende por qué los policías le hicieron "tanto daño, si yo no molesto a nadie".
La denunciante cree que la policía para justificar el abuso de poder "salieron diciendo que nosotros le robamos a los vecinos. Mientras ellos estaban tratando de sacarnos el celular, le estaban robando a la vecina del pasaje. ¿En qué momento mis hijos iban a robarle?", criticó.
Además, "mis hijos no roban, no son santos y han tenido antecedentes por pavadas. A mi otro hijo de 18 años le pegaron puñaladas en la pierna y en el brazo", describió.
Ante la agresión sufrida, Vargas aseguró que mañana se presentará ante el Ministerio Público Fiscal para dejar asentada la respectiva denuncia. Sostuvo que no lo hizo antes porque a raíz de las lesiones debió permanecer en cama. "Yo quiero que los jueces tomen cartas en el asunto. A los policías les puedo reconocer la cara a todos, mis hijos los conocen", señaló.
"Dijeron que iban a prender fuego la casa, que iban a pasar a tirotearnos y a matar uno por uno cuando menos nos demos cuenta. Vos podés ser el peor delincuente, pero sos un ser humano", planteó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico