Denuncia que la Policía de Rada Tilly lo privó de la libertad solo por no tener seguro

Nicolás Calfuquir denunció ayer públicamente que un suboficial de la Policía de Rada Tilly lo retiró a la fuerza de su Renault Kangoo porque se demoraba en firmarle el acta de infracción por carecer del comprobante del seguro del vehículo. El joven le pedía tiempo al policía para buscar la copia de la boleta en el correo del teléfono. Denunció que lo arrojaron al suelo, lo esposaron y lo encerraron en el calabozo con otros detenidos peligrosos. "Me privaron de la libertad por no tener seguro", dijo. El juez Martín Cosmaro decretó ilegal la detención.

"Mira el piso, mira el piso" le gritaba la Policía de Rada Tilly a Nicolás, un joven emprendedor de servicios para eventos el domingo a la madrugada. Así lo ingresaron a los calabozos de la comisaría de la villa balnearia por una supuesta resistencia a la autoridad, detención que finalmente fue declarada ilegal por el juez Martín Cosmaro.
"Sentirte indefenso, que te priven de la libertad, que te agarren y te digan que mires para abajo, es algo que vos no estás acostumbrado", denunció públicamente en la redacción de El Patagónico Nicolás, luego de haber vivido una experiencia para nada agradable mientras trabajaba.
"¿Te pueden sacar el auto a la fuerza si no te estas resistiendo? ¿Te pueden incomunicar y no dejar llamar por teléfono?" se preguntó tras ser detenido en un control de tránsito en la rotonda de ingreso a Rada Tilly el domingo a las 4. Llevaba y traía mercaderías y objetos a una fiesta en medio de la noche. "Es importante el tema de los derechos" reflexionó.
Según el parte policial, Nicolás fue detenido por "resistencia a la autoridad", pero él sostiene que nunca se resistió. "Veo que en el control estaba la Policía, voy lento, a 20 (kilómetros por hora), cuando paso uno me golpea en el costado como diciendo 'para'. Paro en el costado. A mí me pasa que uno le tiene miedo a la Policía por el poder que tienen, tienen armas, estas indefenso. Me puse nervioso, siempre me pongo nervioso cuando me hacen el test de alcoholemia" comentó Nicolás.
"Andaba un mayor (suboficial), petisito, y como me ve que me pongo nervioso me dice 'te vamos a hacer el control de alcoholemia pensando que yo estaba alcoholizado'. Soplo, y dio negativo" graficó Nicolás.
Sin embargo, cree que cometió un error inocente al comentarle al policía que cuando le hacen control se pone nervioso, "para que no piensen que yo estaba tomado". Y el policía le preguntó: "¿Cómo que te pone nervioso?". "Sí, me pone nervioso la autoridad" le contestó el muchacho de 28 años. "¿Ah, sí? Bueno, dame los papeles" recuerda que le dijo el policía.
Nicolás le entregó el carnet de conducir, la cédula verde, pero el seguro no lo tenía. Le faltaba la hoja en la que figura fecha de vencimiento.

HUMILLADO

"Se va un rato (el policía), y se me prendió la lamparita y empecé a buscar en el teléfono el PDF que te manda Seguros Rivadavia en la papelera del correo, buscaba, buscaba. Y no vuelve solo el tipo, vuelve con tres más atrás, cuatro policías. Más me intimidó, lo hacen a propósito. Viene con el acta para hacer la multa. Y me dice 'te vamos a retener la Kangoo'", contó Nicolás.
"Firmá", lo obligó el policía. "Y yo estaba con el celular y le digo 'aguanta un segundo, que estoy buscando el seguro en el PDF'. Buscando, buscando, no lo encontraba. Y me dice: 'Ah, ¿no queres firmar? Te vamos a hacer como que estas en desacato porque no queres firmar'. No, no es que no quiera firmar, es para ver si encuentro el PDF, aguanta un segundito'. No pasó ni un segundo, levantó el botón de la puerta (el policía) porque estaba el vidrio bajo, y me tiró para afuera" denunció Nicolás.
"Yo no lo insulte, nada. Me sacó a la fuerza, me llevan para atrás de la Kangoo. Me había dado 0,03 de alcohol en sangre. Era normal, una copa de vino. Me lleva atrás, me tiran al piso y como yo me estaba riendo (por la indignación) me pega una cachetada en la cabeza. Era medio petisito, medio 'cachetoncito'; terminé en el calabozo con los presos que están ahí" recordó Nicolás.
El joven considera que lo privaron de la libertad "sin haber hecho nada. Yo en ningún momento me rehusé, sino que querían que firme la nota y yo estaba buscando con el celular el PDF. Nunca los bardeé, el tipo este se ensañó conmigo" expresó.
"Nunca me dejaron hacer una llamada, me sacaron los cordones de las zapatillas para que no me ahorque. Me dieron ingreso por desacato a la autoridad, yo nunca me rehusé. Hicieron toda una fábula, dijeron que yo había pasado rápido el control, que casi le quiebro la mano al suboficial. Me privaron de la libertad por no tener seguro, me sacaron de la Kangoo a la fuerza, yo nunca me resistí, tenía alcoholemia negativa" finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico