Denuncia que un policía la atacó con un cuchillo porque sospechaba que le había robado dólares

Rosa Gómez Esparza cuida desde 2014 a una mujer de 82 años, madre del integrante de la Policía Comunitaria Luis Varas. Según la denuncia que hizo pública y que radicó en una comisaría, el miércoles Varas se presentó en su casa y la acusó de haberle robado una suma de dólares. Asegura que la arrastró de los cabellos por la casa, le cortó una mano con un cuchillo, la manoseó y revolvió la vivienda en busca del dinero. Afirma que 20 minutos después regresó y se disculpó porque había encontrado los dólares. La denunciante ahora teme por su vida.

Una mujer que hace cuatro años reside en Comodoro Rivadavia ayer recibió a El Patagónico en la casa que alquila en la calle Fontana casi 13 de Diciembre para contar el calvario que atravesó. Aún estaba en shock, con una venda en la mano derecha y no podía contener las lágrimas al recordar el violento momento vivido.
Rosa Gómez Esparza tiene 55 años y hace dos años que "trabajo para la familia Varas, el señor Luis Varas es policía de la Comunitaria". Relató que eran las 19:30 del miércoles cuando se preparaba para cruzarse a la casa situada frente a su domicilio para cumplir con la tarea de cuidadora de la madre del integrante de la fuerza.
Asegura que en esos instantes apareció el policía y Gómez dice que lo recibió sin presagiar nada extraño. Sin embargo, "me acusó a mí y a mi compañera (de vivienda) que le habíamos robado un montón de dólares". La mujer asegura que el policía cerró con llave la puerta y le dijo: "a ninguna parte vas a ir". Seguidamente, "me toma del pelo, me arrastra y me pone el cuchillo en el cuello".
Gómez denuncia: "hizo de todo conmigo ahí encima de la cama, me tiró, se puso encima de mí, me dejó toda moreteada y yo al protegerme la cara me cortó la mano, los dedos, me dio vuelta todo, que dijera quién era mi cómplice", relató sin poder contener el llanto.
La denunciante describió que el policía "me arrastró, me tenía en el piso tirada con el cuchillo en el cuello y con la otra mano daba vueltas las cosas. De repente salió para afuera, arrancó las plantas para saber dónde tenía enterrado supuestamente los dólares que se le habían desaparecido y se fue".
La mujer que no tiene familiares en esta ciudad se comunicó con el dueño del inmueble quien la contuvo y la acompañó en el mal momento. Pero a los 20 minutos el uniformado regresó a la vivienda "y me imaginé que venía a matarme porque él me dijo que con el cuchillo que andaba trayendo como un delincuente acá metido (detrás de la espalda), decime donde está el dinero o te atravieso".

APARECIERON LOS DOLARES
Ayer con toda la casa todavía revuelta y gotas de sangre en el suelo, la mujer señaló que el policía al regresar "me dice: ´Rosa no tengo cara para pedirte perdón por lo que te hice porque yo me equivoqué, el maldito dinero está arriba guardado en otro lugar donde no me acordaba´".
Y al rato "me llamó la mamá y me dice: ´mi hijita te pido que perdones a mi hijito. Fue un mal momento´, ¿y el mal momento que pasé yo?", lamentó.
Agregó que desde que vivió el episodio no ha comido ni dormido por los nervios sufridos. "Yo estoy sola, no tengo a nadie y doy gracias a Dios que el dueño (del inquilinato) se ha portado muy bien conmigo y no me ha dejado sola", agradeció.
Gómez radicó la denuncia ante la Seccional Primera, cuyos efectivos concurrieron al domicilio con los peritos de Criminalística, quienes "sacaron foto, llevaron video de todo lo que pasó".
Ahora, la mujer teme que le pase algo por denunciar a un integrante de la fuerza. "El temor es este, él es policía. La mamá vive enfrente. Yo no puedo volver a esa casa, temiendo por mi vida porque él me dijo que me mataba".
"El como policía hizo abuso de poder, se metió a un domicilio privado sin una orden (judicial), me faltó el respeto y me hizo todo lo que él quiso. Si a mí me pasa algo ellos son los únicos responsables", advirtió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico