Denuncian la destrucción de un vivero histórico en Castelli

Un grupo de vecinos de ese barrio de la zona norte de Comodoro Rivadavia manifestó su molestia por la destrucción del vivero "Mangou", ya que es considerado un espacio histórico. Aseguraron que cortaron más de 50 árboles bajo la excusa de la ampliación de una calle cercana. Ellos volverán a plantar árboles para que el barrio "no pierda el único espacio verde que le queda".

El vivero "Mangou" comenzó a construirse hace 40 años cuando los primeros pobladores del barrio Castelli decidieron embellecer la zona con árboles de distintas especies como pinos y almendros.
El espacio se encuentra al costado de la cancha del barrio y lo atravesaba una calle que conecta a las viviendas, que se encuentran en cercanías al cerro, por lo que los vecinos solicitaban al municipio que se extendiera la calzada para que puedan circular con sus autos con más comodidad.
El proyecto fue aprobado en noviembre a través de una resolución firmada por entonces intendente Néstor Di Pierro.
"Nosotros veíamos que los camiones sacaban tierra y ramas y pensábamos que están acomodando todo para que hacer más ancha la calle, pero de un día para el otro comenzaron a cortar árboles y ya no podíamos hacer nada", sostuvo Viviana Venegas, integrante de un grupo de vecinos autoconvocados que reclaman el reacondicionamiento del lugar.
Los habitantes del sector decidieron pedir explicaciones a la empresa encargada de los trabajos, pero no obtuvieron respuestas por lo que decidieron hacer una vigilia durante el fin de semana para que no siguieran con la destrucción del espacio. "Nos íbamos turnando, porque todos tenemos cosas que hacer, pero tratábamos de no dejar solo el lugar porque es parte de nuestra historia", detalló Venegas.

VOLVER A EMPEZAR
El grupo de vecinos autoconvocados se mostró muy disgustado y subrayaron que hace pocos días habían empezado con el proyecto de recopilar información para construir la historia del vivero "Mangou".
"Fue creado hace más de 40 años por las primeras personas que levantaron el barrio. No podemos dejarlo ahí tirado porque representa una pieza de la vida de cada uno de nosotros", sostuvieron.
La situación generó más controversia cuando los vecinos decidieron acercarse a la Asociación Vecinal para exigir respuestas por parte de su referente, Guido Zárate, pero tampoco fueron escuchados y criticaron su forma de interactuar.
"Hace 12 años que no presenta un balance y no sabemos qué hace con la plata de la vecinal. El barrio cuenta con pocas cuadras pavimentadas y el periférico lo utiliza para hacer política y empadronar a personas. Jamás quiso escuchar nuestros reclamos", cuestionó Venegas.
Los denunciantes también afirman que el vivero "Mangou" fue destruido por "una decisión de Zárate ya que según él -denuncan los vecinos-, era un espacio donde los chicos iban a tomar".
"Si vos ves a un pibe que tiene un problema con cualquier tipo de droga, no lo discriminás, lo tenés que ayudar. El (por Zárate) se llena la boca hablando que el vivero estaba abandonado y para lo único que servía era para que los chicos se droguen. Los chicos puede que se droguen, pero no por culpa del vivero, por una falencia que no se está atendiendo", argumentó Venegas.
Los vecinos pidieron una reunión con las autoridades municipales y una asamblea entre todos los habitantes para saber cuáles serán los pasos a seguir con el vivero y exigir números y garantías sobre el manejo de la sede vecinal.
"Queremos que el lugar se mantenga y pueda seguir haciendo historia. Queremos que las cosas sean claras y que si los jóvenes tienen un problema se los atienda en el periférico o tengan un lugar donde puedan recuperarse y no que sean señalados", subrayaron.
Asimismo, buscarán volver a plantar árboles en aquella zona para no perder los pocos espacios verdes con los que cuenta el barrio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico