Denuncian un presunto ataque mapuche a un puesto de Tierras del Sud Argentino

El ataque habría ocurrido durante la madrugada de ayer en el Puesto Los Retamos que se encuentra a la vera de la ruta Nacional 40, en cercanías de Epuyen. El puestero denunció a la policía que un grupo de hombres armados, ingresó al establecimiento por la fuerza y luego de golpearlo y encerrarlo en su vehículo intentó prender fuego el lugar. "Escuché que estas personas gritaban y cantaban en otro idioma, que sé que es el idioma mapuche, aunque no puedo traducir el significado", aseguró en su denuncia.

El conflicto que mantiene la Compañía Tierras del Sur Argentino con el grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), parece sumar un nuevo capítulo, luego de que denunciaran en la comisaría de Epuyen un presunto ataque contra un puestero que hace 9 años trabaja para esa firma.
El hecho, según la denuncia caratulada como presunta privación ilegítima de la libertad, presuntas amenazas agravadas y presunto incendio intencional, tuvo lugar en el precario puesto Los Retamos, ubicado a la vera de la ruta Nacional 40, cerca de ese poblado.
Eran cerca de las 1:30 y el puestero estaba durmiendo, cuando de repente escuchó ladrar a los perros. Se levantó y fue hasta la cocina. Miró por la ventana y vio pasar una sombra. Luego sintió un golpe y dos personas ingresaron al puesto por la fuerza.
Como pudo intentó defenderse e incluso cree que apuñaló a uno de los atacantes. "Agarré el cuchillo que estaba sobre la mesada y encaré a uno de los dos que entraron primero. Me atropellaron sin decir palabra y entonces yo le tiré una puñalada a uno de ellos para defenderme, y estoy casi seguro que lo lesioné", dijo el puestero en su denuncia.
Una vez que lo redujeron aseguró que lo tiraron al piso, que comenzaron a romper las cosas del puesto y que uno de ellos lo apuntó con un arma larga que le apoyó en la cabeza. ¿Por qué actuaste así. Mirá la cagada que te mandaste", le habría recriminado uno de los atacantes.
Luego, tras golpearlo y romperle la camisa que llevaba puesta, lo ataron de manos y lo sacaron del puesto, dejándolo en el interior de su propio vehículo. En ese momento, el hombre vio que se prendía fuego la cocina del puesto y posteriormente intentaron hacer lo propio en la caballeriza, pero fue en vano.
Según denunció, todo terminó de repente y tras unos minutos decidió salir del vehículo, como pudo. Intentó calzarse y buscar su teléfono, hasta que apareció un móvil policial que lo trasladó a la comisaría, luego de que les dijera a los agentes lo que había pasado.
Para la víctima, se trató de un hecho vinculado al conflicto que esa compañía tiene con el RAM. "Escuché que esas personas gritaban y cantaban en otro idioma, que sé que es el idioma mapuche, aunque no puedo traducir el significado. Entre los gritos alcancé a entender Marichi We", aseguró en su denuncia.
A esos indicios se sumó un papel que los agentes encontraron en el predio que decía: "Libertad al Lonko Weichafe Facundo Jones Huala, preso político mapuche de los Estados argentino y chileno". El mismo tenía la firma Resistencia Ancestral Mapuche, marca que también quedó estampada en una pared del puesto incendiado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico