Denuncias cruzadas ponen en riesgo la "paz social" en el sindicato de Obras Sanitarias

Desde la conducción del gremio denunciaron que un miembro de comisión directiva fue intimado en la base N° 2 que la SCPL tiene en el barrio Industrial, donde lo intentaron golpear y no lo dejaron pasar. Mientras, desde la lista opositora señalaron que una cuadrilla fue amenazada con un arma de fuego cuando iban a realizar una reparación cloacal en una vivienda. Señalaron a Leonardo Pedraza, el presunto atacante de Carlos Neira, como el autor de la amenaza. Ambas denuncias se realizaron con 5 minutos de diferencia.

El viernes, dos días después de que fuera baleado el dirigente opositor Carlos Neira, la conducción directiva del Sindicato de Obras Sanitarias firmó en la Unidad Regional de Policía una "paz social" con los integrantes de la lista disidente. Lo hicieron ante la atenta mirada de jefes policiales, el viceintendente Juan Luque y el fiscal Juan Carlos Caperochipi.
Las diferencias sindicales en el gremio que conduce desde hace tres décadas José Santiago son de larga data, pero se acentuaron tras los frustrados comicios que se debían celebrar el 17 de abril, y que no se realizaron porque el Ministerio de Trabajo no autorizó a presentarse a la lista disidente Celeste y Blanca.
Lo cierto es que poco y nada duró el compromiso sindical asumido ante autoridades políticas y judiciales ya que ayer por la mañana, antes de que se cumplieran 48 horas del acuerdo, se volvieron a registrar incidentes que desembocaron en denuncias cruzadas que ahora investiga la justicia.
Según pudo confirmar El Patagónico, el primer ataque habría ocurrido alrededor de las 7 cuando Pablo Almendra, miembro de comisión directiva, fue atacado en la base N° 2 que la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) tiene en el barrio Industrial.
Al operario y dirigente le negaron el ingreso a las inmediaciones de la empresa y ante la presencia de dos testigos otro dirigente -se trataría de Sergio Alvarado- lo habrían intentado golpear.
El ataque fue notificado a las autoridades de la entidad prestadora del servicio y a las 9 se hizo la denuncia en la Seccional Primera de Policía, desde donde, tras el trámite administrativo, se remitió el expediente a la Seccional Tercera.
El segundo ataque habría ocurrido alrededor de las 8:30, a una cuadra de Juan Manuel de Rosas y Mariano Rodríguez. Allí una cuadrilla de la SCPL iba a reparar una rotura cloacal cuando los dos trabajadores fueron intimados por un integrante de la comisión directiva del gremio, quien los habría amenazado con un arma.
Se trataría, según denunciaron, de Leonardo Pedraza, quien el miércoles baleó a Carlos Neira, que recibió tres disparos que lo dejaron mal herido. El presunto implicado vive en la zona y según la denuncia que se realizó a las 9:05 en la Seccional Quinta, los habría amenazado simulando tener un arma de fuego.

SE ESPERA LA PERICIA
La Brigada de Investigaciones y el fiscal Héctor Iturrioz ayer al mediodía ya trabajaban en la investigación de este último hecho, tratando de analizar los videos que registraron las cámaras de seguridad del sector.
Cabe recordar que ya el sábado se realizó un allanamiento en la casa de Pedraza y en simultáneo otro en las instalaciones del gremio, sobre Kennedy al 3.400. En la vivienda del dirigente gremial se secuestró un revólver magnum 357, que sería de su propiedad.
Por esta razón, ayer a los investigadores les llamaba la atención la presunta amenaza con un arma de fuego a la cuadrilla de trabajadores, ya que en la requisa del sábado solo encontraron ese revólver.
Por lo pronto se espera que en una semana esté el resultado de la pericia al revólver secuestrado, lo que permitirá saber si ese arma fue la utilizada en el ataque a Neira, hecho que se investiga de oficio bajo la carátula de abuso de armas, teniendo en cuenta que la lista disidente no realizó la denuncia, algo que fue cuestionado por la Fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico