Deporte para el desarrollo saludable de los niños y adolescentes

La realización de actividad física durante la niñez favorece el proceso de crecimiento, debido a la estimulación que se produce a nivel de tejido óseo y muscular, pero además se obtienen beneficios a nivel psíquico y social. Así es que como padres se deben atender diversas cuestiones que hacen al desarrollo saludable del niño y/adolescente.

El deporte es esencial para el crecimiento físico y motriz del ser humano. El ejercicio regular favorece el buen desarrollo físico y mental de los niños. Entre otros beneficios, ayuda a los chicos a integrarse socialmente y a adquirir valores, además de colaborar en el correcto crecimiento de sus huesos y músculos.
Dentro de los límites de sus padres, debe ser el niño y/o adolescente el encargado de elegir el deporte o deportes que va a practicar. Usted puede acompañar a su hijo, tantas veces como sea necesario, hasta que él opte por la actividad en la que más a gusto de sienta.
Es muy importante que usted sea una guía para su hijo, que sea afectuoso, y le diga frecuentemente que se siente orgullo de él. Involúcrelo en experiencias positivas por más de que realice cosas que no le salgan. Valore la intención y que su enseñanza siempre sea motivadora.

ALIMENTACION E HIDRATACIoN
Una alimentación balanceada y variada es esencial. Es muy importante que el chico coma las cuatro comidas diarias, que contengan carbohidratos, proteínas y vitaminas. Debe tenerse en cuenta que no deben faltar en la dieta lácteos, cereales, carnes, frutas y verduras.
El agua es el principal componente del cuerpo humano y nos aporta múltiples beneficios. Asegúrese de que su hijo lleve siempre su botella de agua o jugo a la escuela o la actividad recreativa o deportiva que realice.

CONSIDERACIONES DE LOS DEPORTES MaS PRACTICADOS ENTRE NIÑOS
Basquetbol: es un deporte muy aconsejado y divertido. Se suele iniciar a los 7-8 años como juego. El entrenamiento más regular para alcanzar un buen nivel se realiza a partir de los 12 años.
Atletismo: es un deporte muy completo, ya que en él se unen la carrera, el salto y los lanzamientos. En términos generales se aconseja su iniciación a partir de los 10 años.
Ciclismo: la forma de entrenamiento debe ser suave hasta que la persona no esté completamente desarrollada (no antes de los 17 años).
Gimnasia: antes de los 7 años los niños solo tienen que jugar. A partir de esa edad se aconseja realizar gimnasia por lo menos dos veces a la semana. La gimnasia de competición requiere una gran dedicación y muchas horas de práctica a la semana.
Fútbol: antes de los 11 años se practicará este deporte sólo como juego, sin que se compita. A partir de los 12 años se puede participar en competiciones infantiles, con una duración más corta, un balón especial, y en un campo más pequeño. A partir de los 15 años ya se puede competir de forma más real, pero dejando transcurrir suficiente tiempo entre partido y partido (por lo menos 48-72 horas).
Natación: lo apropiado es que los niños comiencen a nadar entre los 3-4 años. El entrenamiento más intenso no debe iniciarse antes de los 10-12 años, según el grado de desarrollo del niño.
Tenis: se puede aceptar la edad de comienzo entre 6-7 años, pero no de forma intensa. Es un deporte asimétrico que necesita compensación. Si se quiere llegar a algún nivel de competición a partir de los 12 años hay que comenzar a entrenar una hora al día.

TIPS
Los fines de semana son una excelente oportunidad para disfrutar de alguna actividad en familia que los ponga en movimiento como caminatas en la playa, un paseo por la plaza, escalar, un paseo en bicicleta, en rollers, patineta o monopatín.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico