Desaparece de un colegio una caja fuerte que contenía más de 200 mil pesos

Un misterioso hecho delictivo se produjo entre las últimas horas del jueves y la madrugada del viernes en el edificio del instituto de educación privada "Aoniken" de esta ciudad, ubicado en el barrio Astra, donde fue sustraída una caja fuerte que estimativamente contenía más de 200.000 pesos en efectivo, dos chequeras y documentos administrativos.

Caleta Olivia (agencia)

Lo curioso del caso es que él o los ladrones ni siquiera tuvieron que forzar puertas ya que misteriosamente sus cerraduras estaban abiertas, por lo cual no se lo puede tipificar como robo sino como hurto.
Las investigaciones están a cargo de la Seccional Segunda, que se encuentra a menos de 300 metros del instituto y sobre la misma calle que se denomina José Hernández.
Fuentes policiales dijeron a El Patagónico que los directivos del establecimiento aseguraron tener contabilizado parte del dinero que contenía la caja fuerte que se hallaba dentro de un armario, cuya puerta tampoco fue forzada.
Habrían indicado que el monto registrado oscilaba en 87.000 pesos, pero aún faltaba sumar el dinero que estaba en dos bolsines, producto de cuotas mensuales de alumnos, por lo cual se estima que el total de la sustracción superaría los 200.000.

SUGESTIVO
El caso es complejo porque la última persona que se retiró del edificio, el jueves por la noche, habría asegurado haber cerrado las puertas con llaves, sobre todo la principal por la que se accede al edificio.
Sin embargo, otro u otra empleada que fue la primera en llegar en viernes por la mañana dijo que las cerraduras estaban libres.
Además, a los investigadores les llama la atención el hecho de que las autoridades del Instituto denuncian el faltante de la caja fuerte recién a las 11, cuando supuestamente el hecho fue detectado varias horas antes.
En el edificio existen cámaras de video, pero debido a que no se disponía de la clave para revisar las filmaciones, hubo que esperar muchas horas la llegada de un técnico de la firma que las instaló, aunque hasta ayer no pudieron conocerse novedades sobre ese peritaje.
Lo concreto es que él o los delincuentes no causaron ningún destrozo y se llevaron la caja fuerte sin forzar ninguna puerta, lo cual abre un abanico de sospechas debido a los contradictorios dichos del personal responsable del cierre y apertura de puertas de acceso.
Por otro lado, no se descarta que alguien haya accedido a copias o utilizado ganzúas, aunque hay un hecho irrefutable: quien lo hizo sabía perfectamente que existía una caja fuerte con una abultada suma de dinero.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico