Desaparecido desde noviembre de 2012

Aníbal Freytes comenzó a ser buscado por la policía a partir de la denuncia que realizó su hijo Juan Cruz. Señaló que desde el 8 de noviembre de 2012 no tenía noticias de su padre, quien ese día había viajado a Comodoro Rivadavia desde Sarmiento en un colectivo de ETAP.
Aníbal Freytes, según su hijo en la denuncia, había viajado porque Lidia "Natalia " Moreli, su ex pareja -con la que tenía hijas en común-, lo había llamado para que se hiciera cargo por unos días del hotel Residencial del Sur -que administraba-,porque ella tenía que viajar.
En medio de la intriga por la desaparición, una mujer llamó a la familia de Freytes en Sarmiento diciendo: "lo molieron a palos en el hotel". El testimonio daba cuenta de que en la madrugada del 9 de noviembre de 2012 "lo golpearon y lo picanearon". Esa mujer había escuchado cuando Freytes lloraba y les decía a los asesinos que no le pegaran más, que él no los conocía.
La testigo también manifestó que cuando intentó pedirle a Moreli que intercediera ante la golpiza, esta ser rió, cerró la puerta del departamento y subió el volumen de la televisión.
Incluso la policía llegó esa madrugada hasta el hotel situado en Maipú al 1.000, después que un automovilista observó que sacaban del lugar a un hombre y que lo introducían a un vehículo, pero al no observar "nada extraño" los efectivos se retiraron. Una situación irregular fue que los agentes pidieron ver el depósito, pero Moreli les argumentó que no tenía la llave, entonces se fueron.
Semanas después, fueron imputados como presuntos autores de la desaparición y homicidio de Freytes una pareja de huéspedes del hotel, David Medina y Rocío Barrionuevo -procedentes de Córdoba-, al igual que Moreli, esta última como partícipe necesario. Sin embargo, en junio de 2013, el fiscal Marcelo Crettón pidió el sobreseimiento de los imputados por el beneficio de la duda ya que no había sido hallado el cuerpo, pese a búsquedas realizadas en zonas como Ramón Santos. Así la causa se cerró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico