Descanso, rélax y sabores galeses desde Gaiman

A 395 Km de Comodoro Rivadavia al sur de Chubut, se encuentra esta pequeña localidad que parece haberse quedado en el tiempo. Su arquitectura, sus calles y su gente, responde a la herencia galesa.

Desde caminatas a degustaciones de los más exquisitos platos galeses, esta localidad es casi paso obligado para quienes visiten Puerto Madryn o Trelew.
La localidad de Gaiman se encuentra ubicada en el Valle Inferior del río Chubut, al este de la provincia homónima, y a una distancia de 395 km de Comodoro Rivadavia. Es un pequeño pueblo que, sin embargo los turistas que llegan a Puerto Madryn –localidad que se encuentra a 72 kilómetro- o a Trelew -a 17 kilómetros- no dejan pasar por alto. Es que es una localidad con pintorescas costumbres, ideal para una corta estadía.
Cabe destacar que se trata del primer municipio del Chubut, lo que significa que el visitante será testigo de la historia de aquellos inmigrantes pioneros que llegaron hasta allí y transformaron el paisaje desértico en un verde valle. Es que prevalece aún entre sus calles el legado cultural de los primeros residentes. Prueba de ello es la continuación del Eisteddfod, el tradicional té galés y las típicas construcciones que adornan la localidad.
El origen de Gaiman se remonta al año 1874. Su historia está estrechamente ligada con la llegada de los colonos galeses a la región y con el fervor del Reverendo Abraham Matthews, uno de los principales responsable en el surgimiento de la localidad.
Un clásico del lugar es un alto en una de las seis casas de té galés que hay. Cada una con sus características, decoración, servicios e historia propios es una tentación para todo turista que visite la zona. Las casas de té locales son: Plas y Coed, la primera en la Patagonia; Ty Te Caerdydd, famosa por haber recibido a Lady Di en 1995; Casa de Té Gaiman; Ty Cymraeg; Ty Gwyn y Ty Nain.
Para conocer la ciudad, lo más adecuado es una caminata que puede empezar frente a Plas y Coed, en la plaza Julio Argentino Roca, atravesada por las aguas del Canal Norte, donde los fines de semana se arma una feria de alimentos artesanales de las chacras aledañas a la ciudad. También es pintoresca la ribera del río Chubut, bordeada de sauces y fresca vegetación, donde se pueden armar picnics o beber algo en una terraza sobre el agua.
En todo Gaiman se ven las típicas construcciones de ladrillo a la vista con techos de chapas acanaladas, algunas con mucha historia, como la ex estación de trenes devenida en Museo Regional, el Antiguo Correo, la Biblioteca Ricardo Berwyn, el Museo Antropológico y la primera casa de la ciudad, construida en 1874 por David Roberts, actualmente también museo.
El Camino de los Galeses, inaugurado en 2013, recorre unos 20 kilómetros y lleva a muchos de estos sitios históricos, a la zona de chacras y a puntos panorámicos en los cerros y bardas.
Entre los atractivos más frecuentados de Gaiman aparecen el Museo Regional Galés ubicado en la vieja estación de trenes; el Museo Antropológico y la Primera Casa de Gaiman, los cuales requieren de la solicitud previa de una visita guiada; y el Ex Túnel del Ferrocarril. Infaltable, además, conocer el famoso Parque El Desafío, cuyas atracciones han sido construidas exclusivamente en elementos reciclados, ostentando frases reflexivas y un gran colorido.
Un sitio representativo de Gaiman y su área de influencia, es el Geoparque Bryn Gwyn. Situado a unos 8 Km del centro urbano, este parque paleontológico conduce hacia atrás en el tiempo, dejando a las claras la época en que estas tierras conformaban el lecho del Atlántico.
Gaiman posee algunos hoteles, hosterías y posadas donde alojarse. La zona es ideal también para realizar caminatas, cabalgatas o paseos en mountain bike.
Cultural, histórica y encantadoramente serena, la ciudad de Gaiman convida a sus visitantes exquisiteces gastronómicas y paisajísticas, mientras seduce desde sus espacios de riqueza paleontológica causando curiosidad por el pasado remoto y cercano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico