Descartan un ataque terrorista en el incendio del casino de Filipinas

El incendio e intento de asalto a un casino de Manila, que causó 37 muertos el jueves, no fue un hecho terrorista sino la obra de un ex empleado estatal muy endeudado, confirmó ayer la Policía.

El supuesto autor fue identificado como Jessie Carlos, de 43 años y padre de tres hijos, informó el director de la Policía, Oscar Albayalde, en conferencia de prensa.
Según Albayalde, Carlos tenía adicción al juego y en 2014 fue despedido del Departamento de Finanzas filipino por mentir en sus declaraciones juradas sobre sus propiedades y deudas.
"No fue un acto de terrorismo sino la obra de un hombre que actuó en solitario, como siempre dijimos", dijo el jefe policial, según consignó la agencia de noticias DPA.
"Seguiremos basando nuestros pronunciamientos en hechos y evidencia recopilados adecuadamente", agregó.
Albayalde se presentó ante los cronistas acompañado por la mujer y los padres del sospechoso de haber perpetrado el ataque.
El hecho había sido reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) pero el presidente de Fillipinas, Rodrigo Duterte, había descartado esa posibilidad.
Las 37 víctimas fatales fallecieron asfixiadas por el humo del incendio. Carlos se suicidó durante el hecho y luego trascendió que debía unos 80.000 dólares por sus tarjetas de crédito.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico