Desconocidos abrieron un auto secuestrado frente a comisaría y se llevaron lo que había

Se trata del Chevrolet Cruze que le fue secuestrado durante la noche del martes a Gisela Pérez, al ser sorprendida in fraganti junto a un menor de edad en un robo a una vivienda de la zona céntrica. En el interior del auto -estacionado frente a la Seccional Primera- había elementos que se sospecha que conformaban el botín de otro robo. Sin embargo, tanto se demoró la requisa al vehículo sospechoso, que antes de que se cumpliera con esa diligencia judicial, ayer a las 4:30 dos hombres se llevaron los objetos que había en su interior. Estacionaron con un coche de color negro al lado del Chevrolet. No forzaron las puertas ni rompieron los cristales, sino que lo abrieron con una llave.

Tanto se demoró la requisa del Chevrolet Cruze de color bordó en el que se movilizaba Gisela Pérez en la noche del martes cuando fue detenida, que dos delincuentes se burlaron ayer a la madrugada de la policía y de las autoridades judiciales. Abrieron las puertas con una llave y se llevaron los elementos que había en el interior del vehículo que permanecía secuestrado frente a la Seccional Primera.
Así terminó siendo infructuosa la requisa que a pedido del fiscal Héctor Iturrioz liberó ayer al mediodía el juez Miguel Caviglia para que la policía revisara el automóvil en busca de elementos relacionados con tres robos en los que se investiga a Pérez y al adolescente que la acompañaba cuando fue detenida.
Los dos delincuentes aprovecharon la desprotección del vehículo estacionado en la esquina de Güemes casi Rivadavia y a las 4:50 se llevaron todo lo que había en el interior del auto.
Ante la consulta de El Patagónico, la Fiscalía informó ayer que se había encomendado expresamente a la policía de la Seccional Primera que se resguardara el vehículo porque en su interior había cosas a la vista. Se trata de bienes que los damnificados de los robos esperaban recuperar a partir de la requisa.

SOLO UNA PORCION
DE PIZZA
La diligencia se realizó recién ayer al mediodía, pese a que el automóvil fue secuestrado el martes a la noche. El Ministerio Público argumentó que el fiscal a cargo, a partir de las indicaciones del juez de instrucción, debía solicitar la requisa recién durante la audiencia de control y formalización de la causa porque era "una cuestión incidental". Esa demora y la falta de seguridad sobre el auto posibilitó a los ladrones llevarse esos elementos de prueba.
De acuerdo a lo que la policía pudo determinar con el registro de cámaras de seguridad, los ladrones estacionaron ayer a la madrugada un vehículo de negro al lado del Chevrolet Cruze. Abrieron las puertas con una llave que se cree que es el duplicado original, ya que la otra estaba en poder de la policía.
De esa manera, en contados segundos, los delincuentes se habrían llevado una tablet y una notebook, así como con una campera que se veía a simple vista en el asiento trasero.
Según la policía, el martes a la noche al ver que había elementos electrónicos en el auto, le pasaron el dato a la Seccional Quinta que buscaba un coche implicado en un robo ocurrido unas horas antes en una vivienda del Moure. Se relacionaron los casos y se comunicaron con el fiscal Héctor Iturrioz para que solicitara la requisa en el vehículo.
Ayer al mediodía cuando la Policía Científica, con personal de las seccionales Tercera, Quinta y Primera abrieron el auto sólo se encontraron con una porción de pizza y una botella de alcohol en el asiento trasero.
La burla de los ladrones ya se había consumado. Le robaron a la policía en las narices y dejaron en ridículo a la Justicia, pero sobre todo se burlaron de las víctimas que esperaban recuperar sus bienes, entre ellos un niño de 7 años quien estaba solo en su casa del barrio Moure el martes a la tarde cuando ingresaron un hombre y una mujer que además de llevarse diversos elementos de la vivienda, le arrebataron al nene una tablet a la que trató de aferrarse.
Según las fuentes oficiales consultadas habrá un sumario administrativo que deberá realizar la policía para determinar responsabilidades de los policías que debían custodiar el vehículo secuestrado por la Justicia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico