Descubren un nuevo pozo de agua termal en San Luis

Un nuevo pozo de agua termal fue descubierto después de 81 años en la provincia de San Luis, más precisamente en la localidad de San Gerónimo, distante 27 kilómetros de la capital, sobre la ruta nacional 147, ya que la última perforación se había realizado en el año 1936, informaron fuentes locales.

De esta forma se potencian las dos fuentes de aguas termales existentes en San Luis, una en San Gerónimo y la otra en la localidad de Blade, 25 kilómetros al oeste de la provincia, sobre la ruta nacional 7.
La intendente de San Gerónimo, Lorena Cardinali, dijo que "vamos a generar emprendimientos a partir de esta nueva perforación, y ya estamos recibiendo proyectos para desarrollarlo de manera inmediata como un centro hidrotermal".
Tanto San Gerónimo como Blade tienen piletas municipales para los turistas como así también cabañas y hoteles con piscinas cubiertas y al aire libre con aguas termales, y también habitaciones individuales con este servicio al que se añaden masajes terapéuticos y terapias alternativas.
Blade y San Gerónimo son un fenómeno turístico en sí mismo con sus aguas termales, y tienen una gran cantidad de visitantes todos los días y también una plena ocupación hotelera los fines de semana.
Victoria García Heredia, geóloga de San Luis Agua, y Gabriel Garbero, subgerente de Aguas Subterráneas de la sociedad estatal, señalaron que estas aguas terapéuticas provienen de la llamada Cuenca del Bebedero, ubicadas en las cercanías de la zona.
Hay estudios hidrológicos para optimizar la explotación del recurso que están siendo realizados por el Instituto Nacional del Agua (INA) a través del Centro Regional de Aguas Subterráneas (CRAS), con sede en San Juan.
Los equipos técnicos están trabajando para saber concretamente cómo está funcionando el sistema de la Cuenca del Bebedero, su recarga, calidad del agua y con ello definir qué tipo de obras para explotar mejor el turismo termal se pueden realizar.
Garbero recordó que dentro del rango temperaturas de aguas termales, San Jerónimo y Blade son las más bajas y la diferencia entre ambas confirma que lo que da temperatura es la profundidad: en la primera el agua sale a 36 grados centígrados y está a 400 metros, en la segunda surge a 43 grados y viene desde los 600m.
Los profesionales definieron al agua termal como un fluido geotérmico, constituido por soluciones que presentan diferentes concentraciones de sales y gases: "su temperatura en el punto de alumbramiento natural o artificial puede variar desde los 8 grados por encima de la temperatura media anual del lugar, hasta el estado gaseoso", explicó el funcionario.
García Heredia describió que este fenómeno ocurre en la Cuenca del Bebedero, que está situada al Sudoeste de la Sierra de San Luis y sus límites lo integran las Sierras de San Luis y de Los Padres al Este, el alto estructural de San Pedro al Norte dividiéndola de la Cuenca de Vilance, el extremo sur de la Sierras Occidentales al Oeste y el Cerro Varela al Sur.
Abarca un área aproximada de 6.511 kilómetros cuadrados, y su comportamiento es muy articular, según detalló Garbero: "es una cuenca centrípeta, la única con esta característica en la provincia, con su nivel de base en las Salinas del Bebedero. Recibe recarga desde todas las direcciones, aunque las más caudalosas llegan del este, ya que hacia el río Desaguadero y el norte de la cueca llueve mucho menos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico