Desde el entorno de las turistas dudan de la versión oficial

El ministro del Interior de Ecuador, José Serrano Salgado, aseguró que el crimen de las turistas argentinas se produjo en el marco de un ataque sexual y confirmó que uno de los detenidos es un hombre que trabaja en esa localidad turística como empleado de seguridad en distintos locales.

Luego que el gobierno ecuatoriano saliera a confirmar que tenían a los dos asesinos de Marina Menegazzo y María José Coni que aparecieron muertas en la ciudad de Montañitas, desde la familia y las amigas de las chicas desmintieron la versión oficial.
"No concuerda absolutamente nada lo que dicen. A mi hermana la conozco. El testimonio de los sospechosos es absurdo. Tenían plata. Esto es un tema de trata de personas", dijo Belén, hermana de Marina.
En tanto, Sofía Sarmiento, amiga y compañera de viaje de las chicas asesinadas, también descartó esa versión: "Nosotras el viaje lo iniciamos las cuatro juntas y una amiga y yo nos volvimos el 10 de febrero a Mendoza, porque teníamos que rendir materias para la facultad. Niego rotundamente la versión que da la policía de Ecuador. Mis amigas tenían plata, y si no disponían de tarjetas de créditos para pagar el hospedaje hubiesen llamado a su familia para pedir ayuda. Además, en Montañitas hay una gran cantidad de argentinos, a quienes hubiesen acudido en caso de necesitar ayuda".
"Nunca se hubiesen ido con gente desconocida y mucho menos con gente tan mayor, como los que se intenta culpar. Esos son unos perejiles, para nosotros esto es un claro caso de trata de personas y el gobierno intenta cerrar rápido la causa. Para la familia y las amigas estos tipos no son los verdaderos asesinos. No vamos a dejar que cierren tan rápido la causa, queremos que los verdaderos culpables caigan presos", agregó Sofía.
El ministro del Interior de Ecuador, José Serrano Salgado, aseguró ayer que el crimen de las turistas argentinas se produjo en el marco de un ataque sexual y confirmó que uno de los detenidos es un hombre que trabaja en esa localidad turística como empleado de seguridad en distintos locales.
El funcionario explicó además que en la casa de uno de los sospechosos detenidos, en la cual se habrían concretado los homicidios, se hallaron colchones con manchas de sangre, guantes también con sangre y las mochilas de ambas turistas argentinas con sus objetos personales.
Además, en las últimas horas secuestraron en la zona donde fueron encontrados los cadáveres el teléfono celular de una de las chicas asesinadas.

LA VERSION OFICIAL

De acuerdo a lo relatado por el ministro del Interior, el hecho comenzó cuando las chicas concurrieron a la casa de este empleado de seguridad para pasar la noche allí, ya que se habían quedado sin dinero, y fueron llevadas hasta esa vivienda por otro hombre al que habían conocido en un bar de Montañita.
"Las chicas, como no tenían dinero, acceden a quedarse en la casa del autor confeso. Van hasta allí, es una casa muy vetusta, muy básica, donde permanecen hasta las 2:30 de la mañana cuando salieron a comprar unas gaseosas", relató el funcionario en declaraciones al canal de noticias C5N, aunque su familia aclaró que habían pagado el hostel al ingresar.
Cuando regresaron, se encontraron nuevamente con el dueño de casa y con el otro hombre, quienes estuvieron tomando alcohol y aparentemente estaban en estado de ebriedad.
"El autor confeso se quedó en una habitación con María José, y el otro se quedó en otra habitación con Marina. Ahí es cuando se procede al crimen, luego de que intentaron una agresión sexual", explicó.
"Para nosotros no solo se circunscribe en un asesinato. Nosotros tenemos en nuestra legislación tipificado el femicidio y las circunstancias de los hechos nos indican que hubo una intencionalidad sexual también, lo que estaría constituyendo la figura del femicidio", dijo.
Tras los crímenes, los autores embalaron los cuerpos y, de acuerdo a la confesión de uno de los sospechosos, arrojaron los cadáveres entre los matorrales, a unos 400 metros de la escena del crimen, cerca de las 15 del martes 23 de febrero.
"Aquí no estamos hablando de un delito común, de robo. Estos hombres no tienen antecedentes penales", aclaró el ministro Serrano Salgado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico