Desde que comenzó el año, en el CUP solo tuvieron 24 días de clase

Representantes del CUP señalaron que desde el inicio del ciclo lectivo contabilizan 24 días de clases y 25 sin actividad. Es producto de los paros docentes ante la falta de respuestas del Ministerio de Educación de la Nación. Los profesores reconocieron que no es una situación "para nada cómoda".

Los recortes presupuestarios en las universidades públicas del país han sido uno de los principales motivos que llevaron a la realización de la marcha estudiantil que ayer unió la sede central de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) con el centro de la ciudad.
Sin embargo, esta no fue la única razón de la protesta, ya que también se tuvo en cuenta la falta de respuestas en la paritaria de los docentes universitarios, negociación que afecta a los estudiantes del Colegio Universitario Patagónico (CUP), dependiente del rectorado de la UNSPJB y que contabilizaba hasta ayer más 24 días sin clases.
Por eso sus estudiantes y profesores participaron de la movilización, siendo parte de los discursos que se pronunciaron durante el acto llevado a cabo en la plaza de la Escuela 83.
Según se confirmó, son un total de 500 estudiantes los afectados, quienes la última semana, durante el paro docente por cinco días que decretó CONADU, tuvieron el cierre del bimestre. La situación es compleja porque consideran legítimo el reclamo paritario que hasta la última semana había tenido casi nulas respuestas.

"SUMAMENTE GRAVE"
Así lo reconoció el docente Ricardo Manso. "Es una situación sumamente grave, que en parte es lo que sucede con el marco general. La educación siempre queda relegada por otros sectores porque los gremios que mueven la economía siempre tienen respuestas inmediatas, pero los gremios estatales o de la educación obtienen respuestas más dilatadas, con claras manifestaciones del gobierno nacional que parece que no le importa", denunció.
"No es una situación para nada cómoda, al contrario; es un sacrificio muy grande porque entendemos la necesidad de trabajar; entendemos la situación de los estudiantes que son los más afectados", admitió.
Los estudiantes, por su parte, según explicaron en diálogo con este medio, entienden el reclamo. Incluso muchos de ellos, algunos apoyados por sus padres, participaron de la movilización. Sin embargo, no por esto deja de preocuparles la situación, explicaron Julia Calderón e Ignacio Galante, presidente y vicepresidente del Centro de Estudiantes.
"Como alumnos se nos hace bastante complicado. Al ser más chicos, estamos muy influenciados por nuestros padres y surgen muchas posturas. Así que apoyamos la lucha docente para que se termine porque acá no solo la pasa mal el alumno, sino también el profesor y detrás de cada uno hay familias. Creemos que es un chiste que les ofrezcan un 15% cuando hay gente que gana muchísima plata", explicó Julia, refiriéndose a la anteúltima oferta que recibieron los docentes.
Por su parte, Ignacio destacó el acompañamiento de los alumnos y reconoció que desde que iniciaron el ciclo lectivo el 7 de marzo, tuvieron 24 días de clases y 25 sin actividad. "Se nos complica mucho el estudio; tener clases cada dos semanas dificulta mucho lo que es el aprendizaje", señaló, esperando que pronto se llegue a un acuerdo paritario que permita volver a las aulas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico