Desesperado pedido de ayuda para un trabajador petrolero

Sebastián Carrizo, un trabajador petrolero de 38 años, se encuentra internado en la sala de terapia intensiva del Hospital Meprisa de esta ciudad y requiere de un urgente traslado aéreo a un centro especializado de Buenos Aires para sobrevivir. Ese tipo de derivación se dilata porque sólo se ofrece una derivación por vía terrestre en las burocráticas oficinas locales de OSPEGAP, obra social contratada por la Federación Argentina de Petróleo y Gas Privado.

Caleta Olivia (agencia)

Dos de sus hermanas, Liliana y Mónica, además de su esposa Marcela Guerrero, volvieron a presentarse ayer en esa oficinas ubicadas en la calle Siekman y como nadie les dio una respuesta, denunciaron el angustiante y desesperante caso ante medios periodísticos.
En principio contaron que hace aproximadamente dos años, Sebastián comenzó a sentir fuertes dolores en los riñones y luego de un chequeo médico, se aconsejó y concretó su derivación a una clínica de Buenos Aires, donde logró una leve recuperación.
Hasta ese momento, la obra social de referencia había cumplido con los requerimientos, pero con el transcurrir del tiempo las cosas fueron cambiando y ello quedó en evidencia cuando el trabajador volvió a tener una recaída y hace dos semanas tuvo que volver a ser internado.
Fue entonces cuando surgieron dilaciones burocráticas en OSPEGAP, en tanto que el paciente no podía ser asistido en el Hospital Zonal (público) porque el mismo no dispone de un especialista para su patología (nefrólogo), ni tampoco hay medios disponibles para su tratamiento en el privado Meprisa, donde sólo se lo puede mantener compensado.
Ayer, en medio de llantos, sus familiares dijeron que la médica auditora de la obra social acudió al hospital donde se halla internado simplemente para "poner el gancho" a fin de autorizar la derivación, pero en la práctica, eso solo no basta ya que es necesario coordinar con premura un vuelo sanitario y nadie se hace responsable de ello ya que sólo se les ofrece un traslado por vía terrestre.

"SE ESTA MURIENDO"

Por si fuera poco, el máximo responsable zonal de la obra social y dirigente gremial de Federación, Juan Barrientos, se encuentra en Buenos Aires y desde allí les dijo telefónicamente que "no podía hacer nada" para contratar un vuelo sanitario.
"Por favor, que alguien nos ayude porque Sebastián se está muriendo y él mismo alcanzó a decirnos que hagamos lo imposible para que lo trasladen de urgencia porque esto es un caso de abandono de persona" dijeron sus familiares.
El hecho llegó a oídos del Sindicato Petroleros de Santa Cruz, que desde hace varios años está enfrentado con Federación e incluso contrató otra obra social (OSPE), a cuya cobertura se fueron incorporando muchos afiliados.
Fermín Herrera, responsable de la misma, dijo que el gremio se ponía a disposición de los familiares de Sebastián Carrizo para solucionar de manera urgente esta situación humanitaria, pero dejó en claro que había que evaluar cuestiones legales en relación a la cobertura sanitaria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico