Desesperado pedido de una madre para que el abusador de su hijo sea encerrado

La semana pasada se conoció la noticia de que un joven de 16 años, acusado de abuso sexual, sería beneficiado con prisión domiciliaria porque no estaban dadas las condiciones de seguridad del COSE para resguardar su integridad física. Ahora la madre del menor abusado, que no es nada menos que el sobrino del victimario, pide que vuelva a estar encerrado para pagar por los dos años de abuso contra su hijo.

La semana pasada, la doctora Ana Laura Servent debió conceder el arresto domiciliario al joven de 16 años imputado por abuso sexual y pidió un estricto control por parte de una persona que actúa de pastor, acercada por la defensa, debiendo complementarse con estrictas medidas de seguridad. La resolución fue adoptada después de que la directora del COSE Claudia Beatriz Gonder, reconociera que la institución no está preparada para recibir a este joven y velar por su integridad.

En el Centro de Orientación Socio Educativa "no se cuenta con personal idóneo ni tampoco existe un espacio físico adecuado: "el chico está en un lugar sin ninguna ventana y hasta sin baño, solo una letrina; no tengo personal para hacerme responsable de esta problemática", expresó.

LA MADRE DEL NIÑO ABUSADO PIDE JUSTICIA

Enterada de la novedad, T.G , la madre del pequeño víctima de abuso (el sobrino del abusador), se presentó en distintos medios valletanos denunciando la gravedad de que el joven retome su vida normal en su domicilio.

T.G recordó en diálogo con Jornada que los hechos de los que fue víctima su pequeño hijo sucedieron entre 2015 y 2016 en el barrio Municipal su pueblo. Cuando se descubrió el abuso del niño, que actualmente tiene seis años, la Justicia había ordenado que el agresor, que ahora tiene 16 años, quede alojado en el COSE de Trelew, el polémico centro de alojamiento de menores con conflictos penales.

Para esta joven madre, la situación es por demás injusta a su pequeño le quedaron secuelas imborrables del abuso y continúa con "tratamiento psicológico". La mujer, para dar cuenta de la peligrosidad del acusado, recordó que los abusos a su pequeño tuvieron lugar en la casa de sus abuelos paternos, el abusador es el tío del nene (hermano del padre) "lo llevaba a la habitación, cerraba con llave y lo violaba", dijo la denunciante.

"Él debería estar encerrado sin posibilidad de tener contacto con potenciales víctimas. Está todo en proceso, pero mientras tanto no puede estar libre. Él vive con sus padres. Ellos niegan el hecho", lamentó.

El joven es protegido a pesar de que el niño atravesó diferentes pruebas para relatar el abuso.En Cámara Gesell dejó en claro que además de obligarlo a practicarle sexo oral, lo accedió analmente generando importantes lesiones en el niño.





Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico