Desocupadas de ATE Truncado tomaron la Secretaría de Trabajo en Caleta Olivia

Un grupo de manifestantes de ATE de Pico Truncado, en su mayoría mujeres desocupadas luego que se les rescindieran precarizados contratos laborales como personal de maestranza en escuelas, permanecen desde hace 15 días en Caleta Olivia, donde ayer tomaron la sede de la Secretaría de Trabajo.

Caleta Olivia (agencia)

Mientras la mayor parte de los 70 afectados por esta medida continuaron bloqueando el edificio de la Dirección Regional de Educación ubicada en la avenida Eva Perón de esta misma ciudad, alrededor de una veintena se trasladó a las 8 hasta el edificio del organismo laboral.
Algunas mujeres ingresaron al hall de las oficinas, otras decidieron encadenarse en la puerta de acceso y las restantes iniciaron una quema de cubiertas que fue sofocada por bomberos a los pocos minutos.
Efectivos de la Seccional Cuarta de Policía se hicieron presentes en la dependencia, donde el secretario gremial de la vecina localidad, Rodrigo Brites, les informó que a través de esas extremas medidas exigían la presencia del secretario de Trabajo de la provincia, Teodoro Camino.
Ante ello, los policías les solicitaron que desistieran al menos del encadenamiento, como una muestra de su buena predisposición para poder iniciar el diálogo con el titular de esa cartera provincial, a lo que finalmente accedieron.
"Venimos realizando el reclamo de los 70 contratos de las compañeras de Pico Truncado, exigiendo el cumplimiento de las actas que ya fueron firmadas, algo que debe garantizar Camino", indicó Brites.
Al mismo tiempo, sostuvo que "estamos ocupando pacíficamente la Secretaría y la Dirección Regional de Educación. Hemos decidido que no nos vamos a ir hasta que haya una solución".

"SIEMPRE ESTUVIERON EN NEGRO"

Paralelamente, Brites recordó que "hace ocho años que las compañeras prestaban servicios como personal de maestranza en distintas escuelas de Truncado y siempre estuvieron en negro, percibiendo un salario de 3.340 pesos por mes".
"Durante todos los años se firmaron convenios a través de los cuales la provincia enviaba el dinero para que el municipio le pague a las trabajadoras, pero a fin de año el Consejo de Educación mantenía una deuda de 15 millones de pesos con el municipio y por eso el intendente Omar Fernández no quiere hacerse cargo de pagar a las compañeras", acotó.
Finalmente, hizo saber que "se comprometieron a que las compañeras iban a tener un contrato provincial, algo que no se cumplió y por eso decidimos reclamar primero en la Dirección de Escuelas y luego acá (Secretaría de Trabajo) porque es la que firmó las actas de conciliación obligatoria en 2015".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico