Desplazan de Infantería al comisario que trató a sus subordinados de "vagos de mierda"

En las últimas horas se conoció que el jefe de Infantería, el comisario Rodolfo Hess, quien fuera denunciado ante la Unidad Regional por 18 efectivos policiales de la división a los que había tratado de "vagos de mierda que se rascan las bolas", finalmente fue desplazado de la división. Mientras, retornarían al cuerpo los suboficiales que habían sido trasladados a raíz de sus reclamos.

Finalmente, luego del informe presentado por los 17 suboficiales y el oficial Lucas Vargas –todos integrantes de la División Infantería de Comodoro Rivadavia- ante la Unidad Regional informando que no reconocían como jefe al comisario Rodolfo Hess porque los había tratado de "vagos de mierda que se rascan las bolas", el jefe policial fue desplazado de la División.
Los integrantes de la División Infantería habían dado a conocer a las autoridades de la Unidad Regional a través de un documento los epítetos que aseguran profirió contra ellos Hess, poniéndose a disposición de la Sección Operaciones, sublevándose a la autoridad de ese comisario.
Los policías se habían reservado el derecho de radicar una denuncia ante la Secretaría de Trabajo bajo la Ley Provincial N° 60 por violencia laboral, insultos, maltrato psíquico y social.
El episodio sin precedentes dentro de la Policía, en la que la totalidad de una división se subleve ante el jefe, lo publicó en exclusiva El Patagónico.
Las "cuestiones irregulares" comenzaron –según la denuncia de los infantes- el 8 de enero cuando su jefe les hizo mención sobre su descontento con la jefatura de la Policía del Chubut –presidida por Juan Luis Ale- porque no se lo había tenido en cuenta para su aspiración al cargo de jefe de la Unidad Regional de Esquel.
"Sostuvo que había ido a la jefatura y que no lo habían atendido. Que habían posicionado a personal subalterno a él en cargos importantes", relataron en el petitorio los policías sublevados.
Las asperezas entre el jefe y su personal, según el descargo de los policías subalternos, comenzaron el 10 de enero cuando se pusieron a disposición del comisario César Brandt, de Operaciones, para colaborar con los operativos de la División Drogas.
"¿Adónde van? ¿Quién autorizó la salida de Infantería?", indicó Vargas que le dijo Hess. "No fue del agrado para el comisario inspector Hess, ya que según sus manifiestos no debemos obedecer órdenes de personal subalterno a él", explicaron en la nota.
Incluso les dijo que su intención era "que se reconozca su antigüedad y que si la jefatura de Policía erró en designar en cargos importantes a subalternos a él, que se manejen (palabras textuales)", añadieron en el petitorio.
Desde ese momento, según los integrantes de Infantería, su jefe les había prohibido que utilizaran el móvil policial con el que cuentan en la sección, ya que únicamente lo usaría él. Así, al día siguiente pidió que le llenaran el tanque porque se iría "al campo".
Los mismos policías denunciaron que al regresar Hess con el móvil fotografiaron que la camioneta habría sido utilizada para actividades de caza, ya que tenía "manchas hemáticas en la caja, como así restos de materia fecal de animal". Además, la misma quedó fuera de servicio por presentar desperfectos mecánicos.
Los denunciantes manifestaron que el trato del jefe hacia ellos "nunca fue cordial" y que incluso comenzó a tratarlos de "vagos de mierda, que sólo se rascan las bolas en Infantería".
Los suboficiales y el oficial Vargas en los días posteriores fueron notificados de sus traslados a distintas dependencias, pese a que lo que planteaban era "querer trabajar". Según ellos, "no había impedimento alguno para trabajar; solo el impuesto por el jefe de Infantería que no quería que salgamos, poniendo como pretexto el mal estado del móvil".
Sin embargo, ayer fuentes consultadas por este diario informaron que los suboficiales preparados para la actividad de Infantería ante el alejamiento del jefe retornarán a la División y sus traslados quedarán sin efecto.
Los policías habían exigido "trato digno" y "respeto mutuo". Con el alejamiento de Hess de la División, el oficial Gabriel Miranda quedó a cargo de Infantería a la espera de que la jefatura ahora a cargo del comisario Luis Avilés designe un nuevo jefe para la Sección.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico