Después de cuatro días de aislamiento, se liberó la Ruta 3

Después de cuatro días de estar varados, camioneros y familias enteras que viajaban de sur a norte por la ruta Nacional 3 ayer a las 13 aplaudieron y se abrazaron cuando el jefe de Gendarmería Nacional, Hugo López Colman, anunció la liberación de la ruta hasta Garayalde. "Lo que tienen que hacer es poner gente capacitada, idónea en el tema porque tendrían que haber prevenido. Si ya habían anunciado, hay que hacer un operativo rápido para despejar la nieve" se lamentaba Juan Becerra, un camionero que hace 20 años viaja de Buenos Aires a Tierra del Fuego. Ayer a la mañana cinco camioneros burlaron el retén policial y uno de ellos –de nacionalidad chilena– fue interceptado cuando subía el Cañadón Ferrays, siendo demorado, lo que motivó airados reclamos de sus colegas.

Finalmente ayer se liberó la ruta Nacional 3 luego de cuatro días de aislamiento terrestre entre Comodoro Rivadavia y Garayalde, fundamentalmente por la falta de máquinas de Vialidad Nacional para hacer transitable el camino.
Los más de 400 camioneros varados en el Módulo Norte y las cientos de familias ya no soportaban la situación. Los cuatro baños químicos que había en el sector no alcanzaban para las necesidades de todos, mientras otros se veían obligados a la discreción de las matas.
A las 9, cuando muchos aún dormían, cinco camioneros escaparon por el costado de la ruta y casi embisten a los patrulleros de la Policía de la Provincia de Chubut. Otro conductor entendió que se había habilitado el paso y los siguió, pero cuando llegó a la subida del cañadón Ferrays, Gendarmería Nacional lo interceptó. Luego contaría que lo bajaron del camión y lo arrojaron al suelo y que si no lo esposaron fue porque alguien debía manejar el camión de regreso al Módulo Norte.
De todos modos, lo demoraron y le secuestraron preventivamente la documentación del transporte para realizarle un acta (ver aparte). Es que todos se movilizaron en solidaridad del conductor trasandino; entre ellos había unos seis chilenos y otros tantos argentinos. "Acá estamos todos en la misma" decían.

POR CUATRO DIAS LOCOS

La espera se hizo larga y tediosa desde la tarde-noche del viernes, cuando se decidió el corte. El fin de semana agravó la angustia y el lunes a la noche llegaron los camioneros que se habían quedado varados en Garayalde y Pampa Salamanca. Eso de algún modo encendió aún más la indignación de los que estaban varados, sabiendo que se podía transitar. Más aún cuando ayer a la mañana Martín Cabrera les contaba que en su camión con el que va desde Buenos Aires hacia Tierra del Fuego prescindió de las cadenas.
"Un muchacho que estuvo tres días sin comer y sin agua, lo sacamos nosotros, en un Scania con trompita que estaba hecho tijera" les contaba a sus colegas.
"Bajaron la gente que estaba en colectivo, pero a los colegas los dejaron abandonados, sin agua, sin nada" agregó otro camionero. "Estábamos en Garayalde y pasaron cinco vagos que no sé sí estaban clavados en el medio del camino, pero pasaron y después había un mosquito, bajito y liviano que también pasó" los animaba Cabrera a los varados.
Los videos que daban fe de ello pasaban de un celular al otro. La ruta se veía despejada y la nieve no era tanta como les informaban en el Módulo Norte. Eso sí: no se veía ninguna máquina de Vialidad Nacional trabajando, a pesar de los comunicados y tuits que en tal sentido lo afirmaban desde el organismo que conduce Javier Iguacel.
"Todos los que andamos en el sur sabemos andar en la nieve" agregó Cabrera. "El domingo a la noche hizo 14 grados bajo cero en Pampa Salamanca, yo no vi el domingo a la noche a nadie trabajando" le contó a El Patagónico. Eso es lo que más molestaba a los camioneros: que Vialidad Nacional no hubiera trabajado en los días que ellos permanecieron varados.
Mientras, en el Módulo dentro de sus automóviles familias enteras que viajaban hacia Formosa y Misiones esperaban pasar. Los chicos estaban ansiosos y los gastos en hoteles para dormir eran demasiados.
Juan Becerra, otro camionero que viaja desde Ushuaia a Buenos Aires, le contó a este diario que hace 20 años transita por la ruta 3 y que siempre el problema es "de Comodoro a Trelew. Es en Chubut porque Santa Cruz despeja la ruta enseguida. Con todos los problemas que tienen ahí, la ruta estuvo abierta siempre" dijo Becerra.

"NO TRABAJARON EN TIEMPO Y FORMA"

"Nos nos dejan transitar por un problema político; es todo un problema entre Vialidad y Nación. La información que nos da Gendarmería es que están trabajando (Vialidad Nacional), pero realmente no trabajaron en tiempo y forma. Hay una sola máquina trabajando" denunció Becerra antes de que se liberara la ruta.
"Es un problema político que tiene Vialidad, que nos están usando para exigirle a Nación una ayuda... por ahí la necesitan, pero es injusto que nos tengan secuestrados acá, que no nos dejen transitar. Desde el viernes, si hubiesen trabajado como dijeron, en un día hubiesen despejado la ruta. Recién ayer (por el lunes) al mediodía fue a trabajar una máquina" contó Becerra que estuvo varado desde el viernes a la noche. "De la demora que tengo desde el viernes no se hace cargo nadie" reprochó.
Los 400 camioneros que permanecieron desde el viernes a la noche en el Módulo Norte retenidos por precaución, no tuvieron asistencia hasta el lunes a la tarde cuando el Sindicato de Camioneros les llevó un sandwich y una gaseosa, y después les entregó como cena un guiso de panzeta.
"Hubo una ayuda de Gendarmería que trajo 20 bidones de agua, 20 paquetes de fideos, pero igual no alcanzó" describió Becerra. "Llega un punto en que te cansas porque dicen que están trabajando 'incansablemente' y en realidad no están trabajando" denunció.
A las 13, cuando los camioneros ya le imploraban al comandante Carlos Saldaño poder pasar, llegó el jefe de Gendarmería, Hugo López Colman, y anunció que la ruta se iba a liberar. Estallaron los aplausos con las manos rojas del frío. Y no se hicieron esperar los abrazos entre los varados. El Ministerio de Transporte, a través de la Dirección Nacional de Vialidad, informaba por esa hora que se rehabilitaba el tránsito con extrema precaución en las rutas nacionales 3, 25 y 40 en Chubut, recuperando de esta manera la transitabilidad en toda la provincia.
"Tras un intenso trabajo del personal vial durante los últimos días, se pudo despejar la gran cantidad de nieve acumulada en varios sectores de las rutas nacionales y romper gran parte del hielo que se formó sobre la calzada" se informó desde el ministerio de Guillermo Dietrich.
"Para realizar esta tarea, Vialidad Nacional desplegó una importante cantidad de equipos que consistieron en 15 motoniveladoras, 3 camiones barre nieve, 6 máquinas cargadoras, 5 camiones saleros y más de 40 operarios que trabajaron sin descanso mientras duró el temporal de nieve" aclararon.
Los camioneros dejaron su bronca de lado, se subieron a los estribos y encendieron los camiones. Primero unos 30, después otros 30, les ordenaba López Colman, quien se puso al frente de la caravana en una camioneta de Gendarmería y que los acompañó hasta Garayalde.
Los presurosos hasta en doble mano intentaban buscar su turno para tomar la ruta nacional 3 y sortear el Módulo Norte. La hora de partir había llegado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico