Detectan gusanos en la sierra de una carnicería de la Chile

En el comercio del barrio Abel Amaya los inspectores municipales descubrieron graves faltas en materia de higiene en sus instalaciones y equipamiento. El local fue cerrado. Además, se ratificó la clausura del restaurante céntrico que había reabierto sus puertas sin autorización luego de que se detectara la presencia de roedores.

Personal de la Subsecretaría de Fiscalización de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia continúa con los controles rutinarios de comercios donde se venden alimentos para garantizar la conservación de sus productos.
En ese sentido, el titular de la mencionada área, Daniel Campillay, subrayó: "trabajamos permanentemente para que los comerciantes mantengan la higiene y ofrezcan a los vecinos productos en buenas condiciones".
Así durante la jornada del martes los inspectores de Bromatología y Veterinaria clausuraron la carnicería "L&M" que funciona sobre la avenida Chile al 2.200. Fue al detectarse graves irregularidades en la higiene del salón.
Al ingresar al local los inspectores percibieron el olor nauseabundo que emanaba de las heladeras y de la sierra carnicera. "Cuando abrieron esta última encontraron aserrín de huesos y gusanos", detalló el funcionario.
Mientras que en la cámara había "sangre acopiada de hace tiempo, carne abombada en contacto con carne fresca".
El carnicero reconoció a los inspectores municipales que esa carne se utilizaba para elaborar embutidos. En la cámara se observó la presencia de embutidos de dudosa procedencia, que aparentemente fueron manufacturados en el lugar.
Campillay graficó: "las irregularidades encontradas eran gravísimas, con una total falta de higiene en todo el local y en el equipamiento utilizado para trabajar, por lo que se procedió a la clausura de forma inmediata". Las actuaciones quedaron a disposición del Juzgado de Faltas Nº 1.
En horas del mediodía de ayer, en tanto, se volvió a cerrar el restaurante "Los 3 Chinos" de la avenida Rivadavia, entre 9 de julio y Pellegrini, el cual había vuelto a funcionar sin que se hayan resuelto las irregularidades encontradas en la clausura anterior. De esa forma, no estaba autorizado a abrir sus puertas.
En ese comercio de comidas se había descubierto falta de higiene y problemas edilicios. "Cuando los inspectores concurrieron al restaurante a notificar la resolución a sus propietarios se encontraron con sus puertas abiertas y con clientes en su interior, por lo que se volvió a clausurar y se instó a los dueños a solucionar las irregularidades y a entregar los informes solicitados para tramitar la normalización de su habilitación", sostuvo el subsecretario.
Campillay puso en valor las denuncias efectuadas por los vecinos al 0800-333-0706, ya que "ayuda a que nuestro trabajo sea más efectivo porque de esta manera podemos rápidamente concurrir a los lugares con la información correspondiente". Anunció que durante el fin de semana largo "vamos a estar con guardias permanentes las 24 horas".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico