Detienen a sospechoso de haber asesinado a un joven hace un año

Fue identificado como Juan Carlos Carrizo y alojado en un calabozo de la Comisaría Seccional Primera. Los investigadores lo sindican como "autor material del crimen", lo que lleva a conjeturar que no se descarta que haya más individuos implicados en el asesinato ocurrido en abril del año pasado.

Caleta Olivia (agencia)
Personal de la División Delitos Complejos y Narcotráfico detuvo en las primeras horas de la tarde del viernes en la base de una empresa de servicios petroleros de Cañadón Seco a un individuo de 28 años sindicato de ser el autor material de un alevoso crimen ocurrido hace un año en esta ciudad.
El caso se refiere a la muerte de Federico Flores, de similar edad, ocurrida en la madrugada del 7 de abril de 2015 en una vivienda de la calle José Hernández al 1.900, zona del barrio San Martín.
Ese día, los bomberos acudieron a sofocar un incendio que se había declarado en una pieza ubicada en lo fondos de la antigua casa y descubrieron el cuerpo sin vida de Flores.
La autopsia determinó que había sido rociado con combustible y luego prendido fuego (al igual que el ambiente), siendo ello una clara evidencia que se procuró borrar rastros, pero además se constató que presentaba varias heridas punzantes en diversas partes del cuerpo.
En días sucesivos, los investigadores allanaron cuatro domicilios con órdenes judiciales luego que se recolectaran algunos indicios en el lugar del crimen y se tomaran testimonios a familiares y amigos de la víctima.
De esta manera se fueron ubicando a varios sospechosos y tres de ellos fueron demorados preventivamente, los cuales sucesivamente fueron recuperando su libertad.
Además, las fuentes policiales averiguaron que al menos dos de ellos habían tenido serios enfrentamientos con Flores y no se descartaba que algunas de esas peleas ocurrieran en el mismo lugar del crimen, ya que eran frecuentes las quejas de vecinos hastiados de escuchar gritos.

LO INCRIMINO UN ESTUDIO DE ADN
Luego de un año de investigaciones, se logró reunir suficientes pruebas para esclarecer el hecho y la más vital habría sido el resultado de un estudio de ADN que se hizo del principal sospechoso que estuvo demorado, por las evidencias halladas en la habitación de Flores.
El mismo fue identificado como Juan Carlos Carrizo, domiciliado en una casona ubicada en la esquina de la avenida Lisandro de la Torre y calle Maipú, zona del barrio Miramar.
Se dice que cuando los policías fueron a detenerlo a la empresa de Cañadón Seco, por orden de Mario Albarrán -juez de de instrucción de la causa-, Carrizo no se encontraba presente, pero cuando llegó a las 14:30 a bordo de una camioneta de la empresa petrolera, no sólo no opuso resistencia sino que además habría dicho que en cierta manera presumía que le había llegado la hora.
Ahora permanece alojado en un calabozo de la Comisaría Seccional Primera y se presume que mañana será sometido a declaración indagatoria.
Vale acotar que la policía y la justicia sindican a Carrizo como "autor material del crimen", lo que lleva a conjeturar que no se descarta que haya más individuos implicados en el hecho hasta el viernes estuvo rodeado de un gran misterio,

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico