Detienen a "viuda negra" cuando intentaba vender un celular

Gisela Noemí Pérez fue detenida por personal de la Seccional Primera el jueves a la noche cuando intentaba vender un teléfono celular que había sido denunciado como robado por la mujer de un conocido jugador de básquet.

El jueves a las 20:30 la Policía de la Seccional Primera detuvo a Gisela Noemí Pérez (35) cuando en compañía de su hija de 15 intentaba vender un teléfono celular Iphone 6 Plus robado a la mujer de un conocido basquetbolista.
El teléfono, que en el mercado está valuado en 20 mil pesos, según la Policía tenía un sistema de seguridad que permitió rastrearlo, por lo que cuando la sospechosa lo activó fue sorprendida.
De esa manera, Pérez quedó detenida en la comisaría de Rivadavia y Güemes por el delito de presunto "encubrimiento". Se desconoce cómo es que llegó a sus manos el aparato celular sustraído -según la Policía- del interior del departamento del deportista.
El jueves Pérez había estado esperando durante toda la jornada la suerte judicial de Alan Pérez Díaz (conocido como "el Uruguayo"), quien finalmente luego de su tercera detención consecutiva por robo en el último mes quedó detenido bajo prisión preventiva por el término de 15 días. A la noche fue detenida ella, aunque media hora después fue liberada por orden del juez de turno.
Pérez reside en el sector 6 de las 1008 Viviendas, el cual fue allanado en mayo del año pasado en busca del sospechoso del homicidio de Mauro Villagra. Entonces la Policía halló diez tizas de cocaína, por lo que la mujer quedó a disposición de la Justicia Federal.
Asimismo, quedó a disposición de la Justicia ordinaria ya que también tenía un pedido de captura vigente por una rebeldía en otra causa. Incluso a mediados del año pasado se la consideró la presunta cómplice de Gabriela Correa, otra "viuda negra", con quien habrían esquilmado a un trabajador petrolero al que durmieron y le llevaron las pertenencias de su vivienda del barrio Pueyrredón.
En su prontuario, además, figura que en setiembre del 2012 aceptó la responsabilidad en robos a viviendas de Rada Tilly por lo cual fue condenada a 3 años de cumplimiento condicional. En esa ocasión era chofer de una banda de delincuentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico