Detonaron un paquete sospechoso en la puerta de la sede de la AMIA

El paquete "se trató de la mochila de un linyera que pasó por la puerta del edificio, caminó unos metros y la dejó ahí", según expresó Víctor Garelik, director Ejecutivo de la DAIA, al tiempo que consideró que "fue una falsa alarma".

Efectivos de la Policía Federal detonaron ayer un paquete explosivo que había sido dejado frente a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).
Fuentes de esa fuerza confirmaron a Télam que el paquete había sido dejado frente al organismo cito en Uriburu 650, en la Ciudad de Buenos Aires, y afirmaron que avanzan en la investigación del hecho.
Los efectivos llevaron el paquete al Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista (DUIA) para investigarlo.
La detonación fue de "manera preventiva" y se comprobó que no "tenía explosivos", aseguraron a Télam fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación.
Sin embargo, añadieron, hay "un detenido" por el hecho al que le están realizando averiguación de antecedentes.
El paquete había sido dejado frente al organismo sito en Uriburu 650, en la Ciudad de Buenos Aires, y "se trató de la mochila de un linyera que pasó por la puerta del edificio, caminó unos metros y la dejó ahí", según expresó a Télam Víctor Garelik, director Ejecutivo de la DAIA, al tiempo que consideró que "fue una falsa alarma".
El sospechoso fue demorado por la seguridad de la mutual hasta el inmediato arribo de los efectivos, que confirmaron su identidad con el juzgado federal de turno. "La persona implicada tiene pedido de captura por haber perpetrado delitos que aún no fueron informados", reveló el presidente de la DAIA, Julio Schlosser, a la Agencia Judía de Noticias.
"Circulaba una persona con una mochila de ruedas y atrás una con cartones. A personal de la AMIA de seguridad le llamó la atención, lo observaron hasta que vieron que abandonó lo que traía en el supermercado Día pegado a la sede de la AMIA", explicó Schlosser.
Y continúo: "Seguridad lo corrió, lo agarró, llamó a la seccional séptima y a partir de ahí lo detuvieron. Era una persona que tenía pedido de captura de un juzgado federal por el delito de "daño" y el juzgado ordenó la inmediata detención".
Sin embargo, Schlosser aclaró que en principio no había explosivos en la mochila ya que al ser detonada "sólo se escuchó la explosión de la Policía Federal".
Pero advirtió: "Nos damos cuenta de que si bien en la mochila podría no existir un artefacto explosivo es un claro caso de intimidación. No se condice con el clima pacífico que vivimos en una jornada electoral como la de ayer. Siempre existen estos grupos que intentan alterar la tranquilidad y la paz pública y ellos eligen a las instituciones judías".
Asimismo Schlosser señaló: "exigimos una investigación hasta las últimas consecuencias para determinar a qué grupo responde y por qué dejó esa mochila justo hoy (ayer) y junto a las puertas."

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico