Detuvieron al "Conejo" Levicoy cuando robaba en la casa de una mujer postrada

"Quedate tranquila o te vamos a matar", le repetía Bruno Levicoy ayer por la mañana a una mujer de 64 años, que permanece inválida en su cama. Así se lo contó la víctima a la policía. Ingresó a la vivienda de la calle Benito Lynch al 800, en el barrio Ceferino, acompañado por Gabriela Ortellado. Personal policial de la Seccional Cuarta logró sorprender a ambos en pleno robo. La joven ya está libre.

Bruno "Conejo" Levicoy (28) y Gabriela Ortellado (18) fueron sorprendidos ayer sobre las 9 en el interior de una vivienda de Benito Lynch al 800, del barrio Ceferino Namuncurá. Fue en momentos en que le robaban un teléfono celular y el medidor del nivel de azúcar en la sangre a una mujer que se encuentra postrada. El llamado a tiempo de varios vecinos posibilitó que la policía de la Seccional Cuarta sorprendiera en flagrancia a los sospechosos.
La cuidadora de la mujer recibió a la policía en el exterior de la vivienda, con lágrimas, diciendo que la habían llamado vecinos porque dos personas habían intentado ingresar a la casa de la víctima. "Yo no sé si están adentro de la casa", les advirtió la mujer a la policía.
La vivienda de la mujer tenía la puerta principal destrozada. Por lo que los policías comandados por el oficial Edmundo Wohn ingresaron con la información de que los ladrones podían llegar a estar en el lugar.
Cuando los sospechosos vieron a los uniformados se sorprendieron. "Alto policía, levante las manos y tírese al piso", le gritó el cabo Horacio Curinao al intruso que revisaba el lugar. El sospechoso opuso resistencia y le arrojó un par de puntapiés y golpes de puño al policía, hasta que finalmente fue reducido. Mientras que la mujer que lo acompañaba se arrojó al suelo.
La víctima, de 64 años, postrada en su cama, sintió alivio al ver a los policías. Les dijo que los ladrones revolvieron el placard y que la joven tomó uno de los tres celulares que tenía debajo de la almohada. Mientras que su cómplice le sacó de la mesita de luz un estuche negro con el aparato que la mujer utiliza para controlar su diabetes.
Atemorizada y nerviosa, la víctima relató que los ladrones les decían que se quedara tranquila o que la iban a matar.
Al llegar la hermana de la mujer asaltada le preguntó a la policía quién le va a pagar todo lo que los delincuentes rompieron, mostrándose muy molesta ya que han sido víctimas de reiterados robos en los últimos años.
Levicoy tiene domicilio en Calafate 923 del barrio Ceferino, muy cerca de la casa en la que fue sorprendido ayer y registra en su historial numerosas detenciones.
Su cómplice, en tanto, primero dijo que se llamaba Micaela Gómez, pero luego la policía comprobó que se trataba de Gabriela Ortellado, de 18 años.
Levicoy quedó detenido hasta la audiencia de control de detención, mientras que Ortellado deberá cumplir arresto domiciliario por disposición del juez y presentarse mañana a la mañana a la audiencia de control y formalización de la investigación en su contra.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico