Detuvieron a "el químico" del operativo "Quinta Fest" luego que intentara matarse

Pablo Agustín Marzuolo (39) se arrojó al vacío desde un piso 11 de un hotel de Monserrat. El hombre sufrió politraumatismos de gravedad y tras ser trasladado se confirmó que se trataba del prófugo en la causa del operativo "Quinta Fest". Elaboraría las drogas sintéticas de la banda encabezada por el empresario y fisicoculturista Florio Lenatowicz (45) y la ex modelo y diseñadora rusa Marina Sokolova (33).

Un licenciado en nutrición acusado de ser "el químico" de una banda que vendía drogas en fiestas electrónicas, la cual fue desbaratada el fin de semana pasado durante el operativo "Quinta Fest", quedó detenido gravemente herido luego de haber intentado suicidarse arrojándose al vacío desde un hotel del barrio porteño de Monserrat, informaron ayer fuentes policiales.
Se trata de Pablo Agustín Marzuolo (39), quien ayer por la tarde permanecía internado en grave estado en el Hospital Argerich de Buenos Aires, con custodia policial y a disposición del juez federal de Morón, Juan Pablo Salas, a cargo de la causa por narcotráfico.
Fuentes policiales informaron a Télam que el sospechoso fue localizado el sábado a la tarde por personal de la comisaría 4ª que se trasladó hasta el Hotel Howard Johnson situado en Bernardo de Irigoyen 432, entre avenida Belgrano y México, tras recibir un alerta sobre un hombre que amenazaba con arrojarse al vacío desde el piso 11.
En el lugar también se presentaron efectivos de bomberos y de la Brigada de Rescatistas con distintos elementos y artefactos inflables para controlar la situación; sin embargo, este hombre no depuso su actitud y se arrojó al vacío, pero primero quedó enganchado de la baranda de un piso inferior hasta que finalmente cayó sobre el inflable, dijeron los informantes.
Según las fuentes, a raíz de la caída, el sospechoso sufrió politraumatismos de gravedad, por lo que fue llevado al Argerich. Tras quedar internado, los policías determinaron que se trataba de Marzuolo, quien residía en la habitación 1.104 del hotel y se encontraba prófugo en la causa del operativo "Quinta Fest".
De acuerdo a los voceros, este hombre, licenciado en nutrición, está acusado de ser el químico de la banda, ya que cuando allanaron su domicilio en la localidad bonaerense de Berisso se secuestraron elementos que indicarían que allí había un laboratorio clandestino para elaborar drogas sintéticas.

EL ULTIMO DETENIDO DEL OPERATIVO "QUINTA FEST"

Una fuente de la investigación explicó a Télam que Marzuolo era el último de los acusados prófugos en la causa que con este último suma 14 detenidos, entre ellos Nicolás Pachelo (39), un vecino del country Carmel de Pilar mencionado en el crimen de María Marta García Belsunce en 2002.
También fueron apresados un sindicado líder de la barra brava de Huracán y uno de los miembros de las entonces denominadas Hinchadas Unidas Argentinas deportados por Sudáfrica en el Mundial 2010, Luis Tucci (46); el empresario y fisicoculturista Florio Lenatowicz (45) y la ex modelo y diseñadora rusa Marina Sokolova (33).
Los otros detenidos son el relacionista público Javier Burgos (42), quien promocionaba las fiestas electrónicas; Javier Hernán Rodríguez (31); Federico Landoni (30); Diego Stamati (34); Nicolás Manrique (22); Ezequiel Paniagua (27); Hugo Orlando Cueto (45); José Claudio Madarinsky (41) y Darío Fernando Oliveira (29).
La ministro de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, informó que además de estos detenidos, con anterioridad y en una causa conexa, fueron apresados tres policías federales, que son investigados como "cómplices" de las acciones narco-criminales.
En los allanamientos fueron secuestrados más de 2.500 pastillas de drogas de diseño, cuatro kilos de cocaína, dos de marihuana, 76 microdosis de LSD, autos de alta gama, armas, teléfonos y dinero.
Según los funcionarios, los apresados conformaban una banda que organizaba fiestas electrónicas en quintas o locales privados, donde comercializaban las drogas entre sus asistentes, la mayoría personas de elevado poder adquisitivo, que eran convocadas al evento mediante redes sociales y mensajes in box, con el objeto de no dar a conocer a extraños el lugar del evento.
En general, en las fiestas al aire libre se montaban gazebos, dispuestos como lugares VIP, donde se vendían las drogas: éxtasis, LSD, ketamina, cocaína y marihuana, a la vista de todos los asistentes.
Según la información oficial, el rédito económico de la banda era muy elevado, ya que además de obtener dinero por la venta de drogas, cobraban las entradas entre $500 y $1.000. Para poder ingresar a esas fiestas, los asistentes debían conocer a los organizadores o ir de parte de algún conocido, o mediante relacionistas públicos, a los que conocían en boliches nocturnos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico