Detuvieron en Madrid al presunto cerebro del lavado de dinero en el caso Petrobras

Según la Guardia Civil, habría sido "el responsable del pago de comisiones como contrapartida a la adjudicación de obra pública y privada, tanto en Brasil como en el extranjero". Según varios medios brasileños, se trata de Rodrigo Tacla Durán y fue detenido el viernes.

La Guardia Civil española anunció haber detenido en Madrid a un abogado hispano-brasileño buscado por Brasil, encargado de importantes operaciones de blanqueo de la trama de corrupción en la estatal brasileña Petrobras.
El hombre, de 43 años, buscado por blanqueo de capitales, soborno de funcionarios y pertenencia a una organización criminal, y cuyas iniciales son R.T.D, fue detenido en un céntrico hotel de la capital española, informa la Guardia Civil en un comunicado.
R.T.D. era abogado de la empresa constructora Odebrecht y estaba siendo investigado por las autoridades brasileñas por el presunto lavado de dinero de Petrobras, desviando más de 50 millones de reales (14 millones de euros) a diversos partidos políticos, asegura la Guardia Civil.
Según la Guardia Civil habría sido "el responsable del pago de comisiones como contrapartida a la adjudicación de obra pública y privada, tanto en Brasil como en el extranjero". Según varios medios brasileños, se trata de Rodrigo Tacla Duran y fue detenido el viernes.
El letrado, quien habría huido previamente en abril a Estados Unidos, ha sido pedido en extradición por Brasil, y ya está a disposición judicial, informó un portavoz de la Guardia Civil. Ahora le corresponde a un juez determinar si puede ser extraditado.
El caso Petrobras, el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, golpeó duramente al Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y a sus ex aliados del PMDB (centroderecha), del actual presidente Michel Temer, y el Partido Progresista (PP).
El caso drenó miles de millones de dólares de los arcas de Petrobras, fraguando contratos con importantes constructoras y repartiendo sobornos entre funcionarios de la petrolera, políticos y empresarios.
El español está considerado como un especialista en movilizar el dinero de Odebrecht y otras dos empresas, Mendes Junior y UTC, que supuestamente era enviado al exterior para pagar sobornos y financiar ilegalmente a partidos políticos.
Al margen de esta detención, uno de los focos de la agenda nacional brasileña está puesto en el juicio que inició ayer el juez Moro en Curitiba para determinar si es de Lula un apartamento en el balneario de Guarujá que el presidente dijo que desistió de comprar luego de que se lo ofreciera Leo Pinheiro, dueño de la constructora OAS, quien es su amigo y confesó ser un corruptor de funcionarios para obtener licitaciones en la esfera federal y estadual.
Cuatro testigos presentados por la acusación, la fiscalía de la Operación Lava Jato, negaron vinculaciones de Lula con ese departamento que se la atribuye como dádiva, pero la sesión estuvo marcada por las discusiones, e incluso gritos, entre los abogados del ex mandatario (2003-2010) y el magistrado, célebre por su rigurosidad en este caso que involucra al nudo del sistema político y su financiación ilegal mediante obra pública.
El testimonio principal fue el del ex senador Delcidio Amaral, quien dijo creer que el ex presidente, hoy su rival político, sabía cómo funcionaba el reparto de cargos en la petrolera estatal Petrobras, aunque reconoció que nunca conversó con el ex mandatario sobre acciones ilícitas o corrupción.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico