Detuvieron a otros dos sospechosos por el crimen del niño de 11 años en Quimilí

Otros dos sospechosos fueron detenidos en las últimas horas por el crimen del niño de 11 años que fue abusado sexualmente, estrangulado y descuartizado en la localidad santiagueña de Quimilí, informaron ayer fuentes policiales.

En tanto, la Policía Científica de Santiago del Estero analizaba ayer las manchas de sangre encontradas en la ropa de uno de los cinco sospechosos por el homicidio de Mario Agustín Salto.
Fuentes policiales informaron a Télam que los investigadores secuestraron un calzoncillo con manchas de sangre de unos de los detenidos que comparada con sus muestras arrojaron resultados negativo, por lo que ahora se trata de determinar si es compatible con el ADN de la víctima. Mientras, efectivos del Departamento de Seguridad Ciudadana 12 realizaban un rastrillaje en cercanías de una represa a la que el niño desapareció el martes último, lugar en el que fue encontrada su bicicleta, una caña de pescar y un balde de plástico.
En cercanías de un tabique en el que se fabrican ladrillos de barro y aisladas casas de campo, la Policía trata de encontrar el arma homicida, un filoso cuchillo tipo carnicero que se utilizó para descuartizar al pequeño, dijeron las fuentes.
Los investigadores sospechan que el niño fue sorprendido en la represa y lo llevaron obligado a una zona montuosa, donde fue sometido a una serie de tormentos, abusado sexualmente y estrangulado.
En la misma línea de investigación, se maneja la hipótesis que el niño fue decapitado, además de separar el torso y los brazos y arrancarle las piernas, aunque esto último aparentemente fue como consecuencia de mordeduras de animales de la zona.
Asimismo, circunstanciales testigos al momento del hallazgo cadáver indicaron que el chico tenía seccionado los genitales, por lo que los investigadores no descartaban la hipótesis de una posible "venganza".
Tras colocarlo en bolsas, incluida la ropa y zapatillas, el cuerpo del niño fue arrojado en un basural ubicado en el otro extremo de la localidad de Quimilí, a una distancia aproximada a los 7 kilómetros de la represa en la que el niño fue visto por última vez.
Los sospechosos, de entre 21 y 45 años, permanecían ayer alojados en la Departamental 12, lugar en el que la Policía Científica extrajo las muestras de sangre que serán comparadas con las ropas secuestradas y la víctima.
Marta Salto, docente, concejal del Partido Justicialista (PJ) y tía de Mario, aseguró que "hay avances en las investigaciones" y que espera "el total esclarecimiento de un horrendo crimen que mantiene tensionada a la población de Quimilí".
"Muchas de las averiguaciones las tuvimos que realizar los integrantes de la familia, porque la Policía no investigó como correspondía, dejando escapar pruebas importantes en un comienzo, tras el hallazgo de su cuerpo", dijo la maestra de grado que realizó este año una huelga de hambre y permaneció diez días encadenada en la Iglesia Central Basílica durante un conflicto docente en Santiago del Estero.
Tras mantener una larga reunión con autoridades policiales, que se prolongó hasta la medianoche del sábado, Salto volvió a reclamar "por el cuidado de nuestros niños que hoy sienten mido y se encuentran desprotegidos".
Además, luego de la segunda marcha en la que participaron más de 12.000 personas, se convocó a una nueva movilización para mañana a las 18 que recorrerá las principales calles del pueblo ubicado a 190 kilómetros al sureste de la ciudad de Santiago del Estero.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico