Días calientes de un otoño frío

Una concejal en las elecciones barriales; los contratados por ex senador; del Poder Legislativo al poder de la alfarería; los convenios pesaron más que el catering; idas y vueltas para un acto.

Cejas apretadas
Muchos se preguntaron hace unos días porqué la concejal de Cambiemos, Cristina Cejas, asumió un rol protagónico en el Tribunal Electoral que se proponía llevar adelante las elecciones barriales en el Isidro Quiroga. Todo se desarrollaba con normalidad hasta que dos de las tres listas de vecinos que buscaban ganar las elecciones fueron inhabilitadas de la votación.
Sin vueltas, algunos vecinos apuntaron directamente contra la edil quien, en su calidad de legisladora de la ciudad, debería haber hecho lo imposible para que todos participaran democráticamente de las elecciones barriales.
El cruce que Cejas vivió con los vecinos enojados fue duro y persiste, dado que uno de ellos resultó ser el secretario de otra concejal (Adriana Casanova) y se dijeron de todo cuando terminó la última sesión del Concejo. "Me las vas a pagar", habría dicho la concejal radical en el cierre de la contienda según el joven afectado, que promete que sólo se trata de un cuarto intermedio, y el tema tendrá una segunda parte.

Sabuesos
El titular de la Unidad Especial AMIA, Mario Cimadevilla, avanza con estructura propia y presupuesto siguiendo la totalidad de las actuaciones vinculadas con el atentado ocurrido el 18 de julio de 1994 y del mismo modo intervenir como querellante en las causas judiciales por encubrimiento del ataque a la mutual judía.
En los últimos días incorporó dos ayudantes full time. Se trata de dos funcionarios polémicos tanto por sus declaraciones en el caso de Adolfo Athos Aguiar como por mal desempeño, tal cual le sucedió a Laura Pérez Membrade en su antigua función en el Poder Judicial de la Nación.
Trascendió, además, que Pérez Membrade acompaña las 24 horas a Cimadevilla, incluso desde tiempos en los que éste era senador, tanto en el país como en el exterior. También viaja asiduamente a Chubut y parece haber olvidado que el 6 de noviembre del 2014 perdió una demanda por la cual un ciudadano reclamó daños y perjuicios derivados de la sustracción de sus ahorros depositados en el banco por un tercero que presentó un amparo judicial falsificando su nombre.
La sombra del amor
Un político de carrera, más bien de maratón dado que en los 33 años de democracia sumó 29 en bancas legislativas, como concejal y como diputado, está depurando la técnica del amasado, que ya no tiene secretos para él. Las ansias por perfeccionarse llegan a tal punto que, ahora que está jubilado, contrató a un conocido profesor de cerámica con quien practica asiduamente frente al torno de alfarería. Es en esos momentos de sosiego, que bajo el ritmo de melodía desencadenada el ex boina blanca radical que ahora viste jardineros de jean conjuga la tardía veta artística con el pase de facturas retroactivas a su ex amor. Gira el torno y, entre vuelta y vuelta, Roberto se promete esta vez terminar con su cacharro, o exorcizar el fantasma de Mario, lo que suceda primero.

Plan de ahorro
La semana que pasó el gobernador Mario Das Neves visitó Rada Tilly para la firma de convenios, aunque hay que decir que producto de ese acto es más lo que la ciudad va a poner que lo que recibirá. Lo dejó en claro el propio intendente, Luis Juncos, que sin perder la sonrisa y con toda amabilidad subrayó que en la obra energética que se firmó ese día como paliativo para el consumo invernal, la comuna también pondría fondos. Además, se rubricó un convenio de pago con el ISSyS, por el que Rada Tilly deberá pagar más de 200.000 pesos mensuales durante la próxima década, lo que motivó que el jefe comunal recordara una vez más que su ciudad no percibe lo que le corresponde por coparticipación de impuestos desde 1983.
En ese contexto, no extrañó a nadie enterarse horas más tarde que en el hall común entre la Biblioteca y el Concejo Deliberante -donde se había llevado a cabo el acto- se había dispuesto una generosa mesa de catering para agasajar a los invitados, aunque quedó oculta tras la puerta de doble hoja que la separaba del recinto, que nunca se abrió. Dicen en realidad que cuando vio la cifra de lo que debería pagar, Juncos pidió que guarden todo en el freezer hasta el 24 de julio, para darle más provecho en el vino de honor por el aniversario de una ciudad que ya no está para derroches.

Una de Clemente
Ese mismo día, la comitiva provincial que acompañaba al gobernador se trasladó a Comodoro, donde había agenda prevista en el Ceptur, aunque la escala para hacer tiempo en el hotel céntrico se extendió más de lo previsto y cuando el grupo dejó el lugar en vez de girar hacia Yrigoyen rumbeó a Rivadavia, al edificio municipal.
Es que una sorpresiva protesta de los becarios determinó que deban cambiar la organización sobre la marcha, para poder firmar los convenios lejos de bombos y chiflidos. El caso es que la decisión tomó más de una hora, luego de que al menos tres funcionarios municipales intentaran infructuosamente dialogar con los manifestantes, sin efectividad. Desde el secretario de Gobierno hasta un funcionario de segunda línea que adora ser fotografiado intentaron mediar sin suerte, dejando en evidencia la carencia de funcionarios de perfil político y con llegada a la gente que descomprima esa carga al intendente. Así, una hora después de lo previsto y rechazando incluso el ofrecimiento del hotel de hacer el acto en uno de sus salones, funcionarios, periodistas, beneficiarios y "seguidores" terminaron comprimidos en el despacho de Carlos Linares para de todas maneras escuchar los bombos de los becarios instalados ahora en la vereda de la Municipalidad.

La madre de la batalla
Ese acto en el Ceptur sería compartido por Municipalidad y Provincia, ya que mientras esta última esfera entregaría aportes, la comuna presentaría su plan "ABRE", que finalmente se dio a cargo de un solitario Rubén Palomeque en el histórico edificio con el grueso de la comitiva instalada ya en la Municipaldiad.
El caso es que como los intentos previos de que los becarios desistan del reclamo para un diálogo ordenado la mañana siguiente se hizo extensa, todos los movileros y cronistas tuvieron tiempo de acercarse a hablar con los trabajadores. Así, una conversación previa con una de las becarias y mientras se esperaba tener "aire" para salir con la noticia, trajo una revelación. Un periodista indagaba el caso off the record, y ante la consulta de porqué habían elegido el Ceptur, la mujer contestó: "ah, no sé. A nosotros Anita nos dijo que vengamos acá".

"Flojo"
Durante esa visita a la ciudad, el gobernador fue consultado por el acto de apoyo a Cristina Fernández el miércoles en Comodoro Py. Mario Das Neves consideró que era un derecho de la militancia apoyarla, aunque cuestionó algunos "excesos" como el hecho de que hubieran colgado banderas en el cuarto piso de tribunales e incluso que en los pasillos hubiera gente insultando al juez Claudio Bonadio, y agregó que la causa por la que se había citado a indagatoria a la ex presidente era "liviana".
Y cuando se le repreguntó por el acto en sí mismo, el gobernador lo calificó como "flojo". Algunos cronistas atónitos por el adjetivo elegido para una congregación de más de 250.000 personas volvieron a consultar por la interpretación, y Das Neves insistió "fue un acto flojo. ¿Dónde estaban los gobernadores, los intendentes?", preguntó.

Contraprestación
Hace unos días se dio una álgida reunión entre el municipio y la empresa prestadora del transporte público que dejó expuesto a un funcionario. El contenido corrió rápidamente por los pasillos y, aunque públicamente sus participantes lo niegan, en cuanto se apaga el micrófono admiten que quedó en evidencia que el hombre en cuestión había pedido un favor a la empresa, a cambio de agilizar los trámites para el cobro del subsidio.
Atilio Rossi y Jorge Moreno se sentaron en el despacho con el intendente Carlos Linares y otros funcionarios, y habrían planteado el reclamo por la insistente visita de inspectores dispuestos a labrar multas a la empresa, además de dejar en evidencia al joven por el "reclamo" a cambio de agilizar los expedientes vinculados a subsidios. Mientras el funcionario lo negaba con insistencia, otro integrante del gabinete subrayó que tal pago estaba demorado solo porque la empresa adeudaba la presentación de algunas carpetas, un argumento que se rebatió rápidamente, dejando en evidencia que esos papeles estaban en el municipio desde hacía algunas semanas, aunque se habían "extraviado" en alguna oficina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico