Dictan prisión preventiva para los tres detenidos por el femicidio de Lucía Pérez

El juez hizo lugar al pedido de la fiscal María Isabel Sánchez, quien había considerado que los tres debían seguir detenidos en base a las pruebas existentes y porque existe peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación.

El juez de Garantías de Mar del Plata Gabriel Bombini dictó la prisión preventiva a los tres detenidos por el femicidio de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años que fue drogada, violada y asesinada el 8 de octubre en esa ciudad balnearia.
Fuentes judiciales informaron ayer que la medida alcanzó a Matías Farías (23), Juan Pablo Offidani (41) y Alejandro Maciel (61), quienes continuarán presos en la unidad 44 de Batán hasta que se realice el juicio oral.
El magistrado hizo lugar al pedido de la fiscal María Isabel Sánchez, quien había considerado que los tres debían seguir detenidos en base a las pruebas existentes y porque existe peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación.
Según las fuentes, Farías y Offidani seguirán presos en la causa principal como acusados de "abuso sexual seguido de muerte en concurso con femicidio" y en una conexa en la que se investiga la venta de droga a menores en distintos barrios de la ciudad.
Maciel, por su parte, está acusado de encubrimiento agravado del femicidio.
La decisión de Bombini se dio pocas horas después de que comenzaran los estudios toxicológicos e histopatológicos pendientes en la investigación a cargo de la fiscal Sánchez.
De acuerdo a la reconstrucción del hecho realizada por el Ministerio Público Fiscal, todo comenzó el viernes 7 de octubre, cuando Lucía conoció a Farías y Offidani a través de una amiga de la Escuela Media 3 de Mar del Plata a la que ambas asistían.
Esta chica declaró ante la fiscal Sánchez que conocía a Farías hacía poco tiempo, cuando se presentó en el negocio en el que ella trabaja fuera del horario escolar en el barrio Alfar.
Según la acusación, este joven y Offidani fueron quienes se acercaron a Lucía para venderle un cigarrillo de marihuana y, al día siguiente, el menor de ellos la citó en una casa de Playa Serena, donde fue drogada, violada y empalada, lo que le provocó la muerte por "reflejo vagal".
Según la fiscal, los acusados luego lavaron y vistieron a la adolescente y la llevaron a la sala sanitaria de Playa Serena, donde ingresó muerta.
A raíz de los dichos de Farías, quien permaneció junto a la víctima en ese lugar, los médicos creyeron inicialmente que Lucía había sufrido una sobredosis, aunque mediante la autopsia se determinó que había sido víctima de un brutal ataque sexual.
Al declarar en la causa, Offidani declaró que "no estaba ahí cuando ocurrió todo" y que a la chica intentó "reanimarla" y "salvarle la vida".
El acusado contó que llegó al domicilio de la calle Racedo al 4800, en la zona sur de la ciudad, junto a Maciel y que encontró a Lucía "desmayada".
"Enseguida salí de nuevo para pedirle a Maciel que ingresara a ayudar a reanimarla, ya que él sabía más del tema", señaló.
Por su parte, Maciel declaró en la misma línea y también dijo que no tenía relación con el hecho, pero las sospechas de la fiscal Sánchez apuntan a que pudo haber colaborado con Farías y Offidani, para lavar el cuerpo y luego trasladarlo hasta un centro de salud de la zona.
El crimen de Lucía generó enorme conmoción en todo el país y originó una nueva y multitudinaria movilización bajo el lema Ni una Menos el 19 de octubre pasado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico