Dictan una probation al encubridor del homicidio de Expósito Moreno

Miguel Angel González fue beneficiado con una suspensión de juicio a prueba por el término de un año y medio. Se trata del acusado por encubrimiento agravado del homicidio de Domingo Expósito Moreno, delito por el cual serán juzgado desde el lunes la ex pareja de la víctima, Nadia Kesen, como autora intelectual y Sergio Solís, como autor material.

La audiencia contra Miguel Angel González se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y estuvo presidida por la juez natural de la causa, Raquel Tassello. La Fiscalía fue representada por el fiscal general Adrián Cabral; la querella por el abogado Sergio Romero y la defensa la ejerció el abogado particular Guillermo Iglesias.
En ese contexto se solicitó la aplicación del criterio de oportunidad para González por medio de la suspensión de juicio a prueba, para lo cual se propuso que la misma sea por el lapso de 18 meses y teniendo en cuenta que la afectada es la administración pública, se ofreció una reparación económica de 1.000 pesos, los cuales serán pagaderos en dos cuotas de 500 pesos. Además, durante el período de prueba González deberá presentarse seis veces ante el cuerpo de delegados de control.
La Fiscalía prestó conformidad con el instituto de la probation y en igual término lo hizo la querella, por lo que la juez resolvió hacer lugar al mismo.
Hay que recordar que González fue acusado por el delito de encubrimiento agravado del homicidio de Domingo Expósito Moreno, hecho por el cual fue acusado Sergio Andrés Solís como autor y su pareja, Nadia Dahlel Kesen, como autora intelectual.
El juicio contra ellos comenzará el lunes en la Oficina Judicial a partir de las 8 con el tribunal que fue integrado por los jueces Mariano Nicosia, Jorge Odorisio y Daniela Arcuri.
El debate se extenderá durante todo el mes y las partes ofrecieron 127 testigos. Al respecto, en la audiencia dispuesta por el artículo 300, se acordó que por día declararán como máximo diez testigos.

EL CASO

El homicidio que se llevará a juicio ocurrió a las 22 del 25 de junio de 2014, cuando Expósito Moreno arribó a su domicilio de calle Santa Cruz al 500 junto a su pareja Carolina Gayá.
En su acusación la Fiscalía ubicó del otro lado de la calle un Volkswagen Gol en el que se encontraba Solís con el motor encendido y las luces apagadas. En ese relato describió que Solís se bajó del lugar del acompañante con un arma de fuego Magnum calibre 44 mm, le apuntó a Expósito Moreno y le efectuó al menos cinco disparos que impactaron en distintas partes de su cuerpo -varios de ellos en la espalda-, los que le ocasionaron la muerte en el lugar.
El acusador público sostuvo en su acusación que la causa de su fallecimiento fue un paro cardio respiratorio traumático como consecuencia de ingreso de un proyectil por la espalda.
A todo esto señaló que Solís fue hasta la casa de González y le contó: "me mandé una cagada, si no me crees andá al gimnasio Gatti", tras lo cual González ayudó a Solís a ocultar el vehículo utilizado en el crimen.
Con respecto de Nadia Kesen, según el acusador la mujer planeó junto a su pareja Sergio Solís el homicidio de Expósito Moreno. La ideación del plan delictivo fue para evitar que se ejecutara una orden del Juzgado de Familia para que se trasladara a España a la hija de Expósito Moreno y Kesen, cuya tuición estaba en disputa en ese país.
El caso fue calificando para Kesen como "homicidio agravado por haber sido cometido con una persona que fue pareja", en calidad de autora intelectual; para Solís "homicidio doblemente agravado, por el uso de arma de fuego y por ser cometido con alevosía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico