Dictaron la conciliación en conflicto de Baker y quedan sin efecto los despidos

El Ministerio de Trabajo de la Nación dictó ayer la conciliación obligatoria en el conflicto laboral de la empresa petrolera Baker Hughes, instancia que deja sin efectos los telegramas de despido que esa contratista de YPF enviara a unos 60 operarios dependientes de sus bases de Cañadón Seco y Las Heras.



Caleta Olivia (agencia)
La noticia fue confirmada a media tarde de ayer por el Sindicato Petrolero de Santa Cruz a través de un comunicado de prensa, dando cuenta que el propio secretario general, Claudio Vidal, realizó las presentaciones legales ante el organismo laboral, en Buenos Aires, donde también mantuvo reuniones con representantes del directorio de YPF para resolver el conflicto en la faz estructural.
Vale recordar que la empresa contratista había argumentado reducción de las actividades operativas por la crisis petrolera y el miércoles procedió a dejar cesante a sus operarios en la zona norte de Santa Cruz.
Inmediatamente después los mismos bloquearon las bases para exigir su reincorporación, medida de fuerza que podía levantarse al promediar la tarde de ayer, cuando el gremio les hiciera llegar copia de la resolución del Ministerio de Trabajo, según manifestó a El Patagónico el delegado gremial en Cañadón Seco, Ariel Chaile.
Por otra parte, el sindicato hizo saber que ahora "comenzará un proceso de discusión, fijándose la primera audiencia para el lunes 29 de agosto a las 15".
En tanto, Claudio Vidal dijo que "la empresa tiene que volver los telegramas para atrás y empezaremos discutir lo que haya que discutir con la empresa, así los compañeros vuelven a su actividad y nosotros nos sentaremos con la empresa para seguir buscando una salida a la crisis", reiteró.

CONSECUENCIAS
DE LAS INTERNAS
Por otro lado, el dirigente hizo referencia a situaciones internas que se registran en los gremios petroleros, indicando que algunos sectores potencian conflictos con la intención de desarticular comisiones directivas ya sea por ambiciones propias o porque responden a intereses foráneos.
Por tal motivo sostuvo que "hay gente a la que no le dan los votos para la próxima elección (gremial) y quieren que se caiga el sindicato. No buscan solucionar problemas laborales y sólo les interesa mantener latentes los conflictos".
Aunque no hizo referencia a identidades, señaló que "son los mismos apellidos de siempre que buscan destruir la comisión directiva, ligados a cuestiones políticas y beneficios propios, pero también operando con sectores opositores".
Finalmente, instó a todos los afiliados "a mirar la historia reciente para no dejar que destruyan la institución y volver al pasado, el de la intervención del sindicato por parte de la Federación".
"A nosotros nos dejaron el peor convenio laboral y permitieron el despido de 700 trabajadores, por lo cual hay que imaginar lo que pueden hacer si dejan sin sindicato a 10.000 afiliados: directamente nos aplastan".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico