Dictaron prohibición de acercamiento para el hombre que golpeó a su pareja

Tras permanecer casi 48 horas privado de su libertad por golpear a su pareja, arrastrarla por el suelo y secuestrarle una pistola 9 milímetros, M.D. (29) ayer fue sometido a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación por distintos delitos.


En el comienzo del acto la funcionaria fiscal, Silvia Chaura, relató los pormenores del incidente de pareja desatado durante la tarde del sábado en el domicilio de la calle Sargento Acosta al 3100. Tras una discusión, el hombre maltrató físicamente a su conviviente.
La situación era cada vez más violenta hasta que sacó un arma de fuego. Según la denuncia de la joven, de 26 años, aunque a ella no le apuntó, de todas formas alcanzó a escapar y solicitar ayuda. De esa forma, se presentó la policía de la Seccional Quinta en la vivienda.
La madre de la víctima abrió la puerta de la casa para que accedieran los uniformados, quienes observaron sobre el patio trasero del inmueble cuando el sujeto intentaba descartar la pistola 9 milímetros. En ese contexto, M.D. fue aprehendido y se le secuestró el arma.
La representante fiscal solicitó que se declarara legal la detención del acusado en función de los graves ilícitos cometidos, y teniendo en cuenta que portaba un arma de guerra. La pareja tenía una convivencia prexistente y el hombre contaba con antecedentes de delitos enmarcados en la violencia de género. Por ello, se requirió la apertura de la investigación por dichos ilícitos, pero la magistrada Gladys Olavarría se opuso respecto de la incautación de la pistola. Consideró que se realizó fuera del ámbito legal permitido a la policía y que no hubo orden judicial.
Luego el imputado, quien fue asistido por la defensora pública Vanesa Vera, declaró y se ventilaron problemas familiares que atentan contra la preservación de hijos menores que tiene en común la pareja. Por su parte, la víctima afirmó que ella no volvería a residir en el domicilio de la pareja.
La juez penal finalmente decretó la prohibición de acercamiento contra la mujer por el lapso de un mes, y solicitó que las actuaciones fueran giradas al juzgado de Familia, debido a que los derechos de los niños priman sobre los de sus padres, argumentaron las fuentes judiciales a este diario.
De esa forma, M.D. fue imputado por los delitos de lesiones leves agravadas, en concurso real, con tenencia de arma de guerra. Después recuperó la libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico