Diego Serrano afronta hoy el control de detención por el tiroteo de Laprida

Diego Armando Serrano, uno de los dos condenados por el homicidio de la joven que recibió un balazo mientras amamantaba a su bebé, será sometido hoy a la audiencia de control de detención y apertura de investigación, pero será por otro incidente en el que se vio involucrado el domingo 5 de junio. Sucedió cuando permanecía en libertad pese a que ya había sido declarado penalmente responsable por la muerte de Anahí Copa.


El jueves Diego Armado Serrano (28), fue condenado junto a Rodrigo Soto (25), a 12 y 13 años de prisión de manera respectiva por el homicidio de Anahí Copa, la joven que fue asesinada en la madrugada del 8 de diciembre de 2015 en el barrio Quirno Costa, cuando amamantaba a su bebé y una bala dirigida a la casa vecina de la familia Nieves atravesó las paredes de su precaria vivienda y terminó con su vida.
En mismo día en que recibió la pena de 12 años –y se definió que continúe libre hasta que la sentencia quede firme-, la casa de Serrano en el barrio San Cayetano fue allanada, pero por un tiroteo ocurrido en la madrugada del domingo 5 de junio último, contra un domicilio de la calle Bogotá al 200, en barrio Laprida.
Por esa causa Serrano finalmente terminó detenido anteayer y hoy será sometido a la audiencia de control de detención y apertura de investigación en la que el Ministerio Público Fiscal pedirá su prisión preventiva.
El incidente que derivó en su detención tuvo lugar en la madrugada del domingo 5, pero todo comenzó en la jornada anterior cuando Diego Armando Serrano y su hermano Juan Julio Serrano visitaron la casa de su cuñado, Daniel "Paco" Ruiz, quien reside en la calle Martinica 542, de Laprida.
Según la denuncia del damnificado, en ese sector y a bordo de un Toyota Corolla –dominio FCT 023- los Serrano interceptaron a un vecino de la calle Bogotá, quien había salido a comprar junto a un amigo. Sostuvo que los hermanos Serrano intentaron robarle la campera, pero los jóvenes se defendieron, dándoles una dura golpiza y frustrando el robo.
Diego Serrano prometió venganza y que lo iba a matar, señaló el denunciante. Así, el domingo cerca de la 1 fue tiroteada la vivienda de la calle Bogotá. En ese momento el dueño de casa estaba con un amigo, quien alcanzó a reconocer el Toyota Corolla. Ninguna de las personas que se encontraba en la vivienda fue alcanzada por los al menos ocho tiros de distintos calibre que impactaron en las paredes.

IMPUTACION
En la causa intervino inicialmente el fiscal Adrián Cabral quien solicitó al juez de turno dos órdenes de allanamiento que se cumplieron el jueves, una en la casa de los Serrano y otra en el domicilio de su cuñado.
En las diligencias sólo se secuestró la cartuchera de una pistola y llamativamente no se solicitó la detención de Diego Serrano.
Sin embargo, el viernes la fiscal Camila Banfi y el funcionario fiscal Cristian Olazábal, a quienes le asignaron la causa, pidieron el arresto de los implicados, teniendo en cuenta su peligrosidad y la extensa pena que deberá cumplir Diego Serrano.
Así el sábado en horas de la mañana este fue detenido por la Brigada de Investigaciones en su domicilio de la Calle 1 del barrio San Cayetano. Mientras que su hermano Juan, quien estaba prófugo por una condena de 2 años y 2 meses de prisión que todavía no empezó a cumplir, no pudo ser encontrado.
De esa forma, paradójicamente a solo cuatro días de haber sido condenado a 12 años de prisión por un homicidio, Diego Serrano será imputado en otra causa por los delitos de robo agravado por haber sido cometido en poblado y en banda en grado de tentativa, en concurso real, con abuso de armas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico