Diez muertos y 150 heridos producto del choque de dos trenes en Alemania

Cincuenta de los heridos se encuentran graves. El accidente se produjo cerca de la localidad de Bad Aibling, en el estado de Baviera, poco antes de las 7 y en un lugar de difícil acceso para los equipos de emergencia.

La cifra de muertos por el choque frontal de dos trenes registrado ayer en el sur de Alemania se elevó a diez, en tanto suman 150 los heridos, 50 de ellos de gravedad, informaron distintas agencias noticiosas europeas.
La colisión se debió a un error humano, aunque no se ha precisado a quién correspondería la responsabilidad, según informaciones coincidentes de distintos medios, entre ellos la edición digital del diario "Hannoversche Zeitung".
El ministro de Transporte de Alemania, Alexander Dobrindt, y el titular de Interior bávaro, Jochim Herrmann, se encuentran ya en el lugar para informarse de la evolución de las tareas de rescate.
"No sabemos si hay más muertos en los trenes empotrados. Es realmente terrible", había declarado Herrmann en Núremberg, antes de partir hacia el lugar del siniestro.
Según el ministro, se trata de "uno de los accidentes ferroviarios más graves de la historia reciente de Alemania y, en particular, de Baviera".
El accidente se produjo cerca de la localidad de Bad Aibling, en el estado federado de Baviera, poco antes de las 7 de la mañana hora local (3 de la madrugada en Argentina) y al lugar, de difícil acceso, se desplazaron numerosos equipos de rescate con ambulancias y helicópteros para atender a los heridos y trasladar a los más graves a los hospitales.
En declaraciones al canal de noticias n-tv, el jefe de la policía de la región sur de Alta Baviera, Stefan Sonntag, señaló que el choque se produjo en un tramo de una sola vía.
Las dos locomotoras se empotraron y varios vagones volcaron al descarrilar uno de los trenes "Meridian", operados por la compañía privada de ferrocarriles Bayerische Oberlandbahn.
"El accidente es un gran impacto para nosotros. Hacemos todo lo posible para ayudar a los viajeros, sus familiares y los empleados", señaló en un comunicado el director de la compañía ferroviaria, Bernd Rosenbusch, de acuerdo a lo reproducido por la agencia EFE
Tanto la empresa como la policía bávara abrieron sendos teléfonos de emergencia para atender a los familiares de las víctimas.
La vía permanece completamente cortada y se pusieron autobuses a disposición de los viajeros que necesitan recorrer ese trayecto.
En tanto, los servicios sanitarios hicieron un llamamiento a la población a donar sangre para cubrir las necesidades urgentes como consecuencia del accidente.

OTROS ACCIDENTES
GRAVES EN EUROPA
Hasta la fecha el accidente ferroviario más grave de la última década en Europa ha sido el descarrilamiento de un tren de velocidad alta que cubría la ruta Madrid-Ferrol en las inmediaciones de Santiago de Compostela, con 79 muertos y más de 130 heridos, que tuvo lugar el 24 de julio de 2013, según consigna la agencia EFE.
El último episodio con víctimas mortales ocurrió el pasado 14 de noviembre, con la muerte de diez personas, una de ellas menor de edad, tras descarrilar un tren en Alsacia, Francia.
En 2014, doce personas perdieron la vida y cinco resultaron heridas al colisionar un tren y un micro en la región ucraniana de Sumskaya; mientras que en ese mismo año un choque de características similares causó nueve muertos en el sur de Turquía.
Por otro lado, el 12 de julio de 2013 el descarrilamiento de un tren que había salido de París en dirección a Limoges y que se accidentó en Bretigny sur Orge, produjo siete muertos y 30 heridos; mientras que el 8 de septiembre de ese año nueve personas murieron y dos resultaron heridas de gravedad cuando un tren chocó con un micro en Rumania.
También en Alemania, cerca de la ciudad de Oschersleben, el 30 de enero de 2011 un choque de tren de pasajeros con otro de mercancías produjo la muerte de diez personas y dejó heridas a unas 43.
El 12 octubre 2010 tuvo lugar el peor accidente de tráfico de la historia de Ucrania, al colisionar una locomotora con un autobús de viajeros cerca de Márganets, en Dneproprtovsk, en un paso a nivel sin vigilancia, donde fallecieron al menos 43 personas y nueve resultaron gravemente heridas.
El 28 de noviembre de 2009, hubo al menos 30 muertos y 96 heridos al descarrilar en Rusia un tren que cubría la ruta entre Moscú y San Petersburgo, a causa de un atentado terrorista, según las investigaciones.
Mientras que el 22 setiembre de 2006, el accidente del tren rápido Transrapid (de levitación magnética) dejó 25 muertos y diez heridos graves en un tramo de ensayos cuando circulaba a 200 kilómetros en Emsland, Alemania, y chocó contra un vagón que limpiaba la banda magnética.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico