Difunden la última comunicación entre la torre de control y la avioneta desaparecida

La nave había partido del aeropuerto de San Fernando a las 14:30 del lunes y el contacto entre la torre de control y el piloto se perdió tras haber recorrido apenas 17,7 kilómetros.

Mientras las fuerzas de seguridad continúan con la búsqueda de la avioneta desaparecida este lunes luego de despegar del aeropuerto de San Fernando con rumbo a Las Lomitas, Formosa, se conoció la última comunicación que los tripulantes de la aeronave entablaron con la torre de control.
La Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC), junto a Prefectura Naval y Defensa Civil, desplegaron un nuevo operativo de rastrillaje por aire y tierra en la zona del Delta.
La nave había partido del aeropuerto de San Fernando a las 14:30 del lunes y el contacto entre la torre de control y el piloto se perdió tras haber recorrido apenas 17,7 kilómetros.
"Los que volamos la zona sabemos que la geografía no es de las mejores, por la cantidad de vegetación y el terreno pantanoso", señaló Gustavo Brea, asesor de la Junta Nacional de Accidentes Aéreos.
El experto manifestó: "Hay que encontrar la aeronave. Dejar trabajar a la gente que está haciendo la búsqueda".
"Darles contención y apoyo a los familiares. Y después trabajar en una investigación en caso que se configure un accidente de esta situación", agregó.
El piloto tampoco activó el código trasponedor, que es un identificador de vuelo, el cual fue requerido en varias oportunidades por el controlador, mientras que sostuvo que volaba a uno 1.500 pies y a 7.500 millas de San Fernando.
En la comunicación se escucha como el controlador insiste en que el piloto del avión Mitsubishi turbo hélice bimotor matrícula LV MCV (Mike Charly Victor) active la identificación y en caso de no lograrlo, lo conmina a regresar a San Fernando, hasta que se pierde la comunicación.
"Les voy a pedir que vuelvan a vanar para posterior y San Fernando y chequeen", se escuchó decir desde la torre de control.
Los tripulantes que viajaban en la avioneta son los pilotos Facundo Vega y Matías Ronzano, y con ellos volaba Matías Aristi, hijo del dueño de la aeronave.

PALABRA DE
ESPECIALISTAS
Pilotos comerciales y especialistas en aeronáutica coinciden en señalar que el avión desaparecido en el Delta el lunes último "se fue del país" o, en caso de haberse precipitado a tierra en su regreso al aeropuerto de San Fernando, "fallaron demasiados controles antes de que despegara".
Según indicaron los especialistas, no sólo se habría descompuesto el transpondedor -localizador de la aeronave- del bimotor Mitsubishi sino que además falló el sistema de comunicación al momento en el que le indicaron volver al aeropuerto y tampoco funcionó la baliza de emergencia que se activa en caso de una colisión.
"Estamos hablando de un avión que, pese a estar habilitado para volar, no funcionaba su transponder, no hizo un pedido de emergencia, dejó de comunicarse y, si se hubiera caído, tampoco funcionó la baliza que emite su ubicación desde el lugar del impacto. Hay dos opciones: o se fue del país o fallaron demasiados controles antes de que despegara", dijo a Télam José Indaco, piloto comercial con más de 2.500 horas de vuelo y casi 30 años de experiencia.
Para Indaco, el comandante de la aeronave "debió haber regresado inmediatamente al aeropuerto de San Fernando cuando le informaron que no funcionaba el transponedor" ya que "tiene prohibido volar si no pueden localizarlo desde la torre de control".
Respecto de la posibilidad de que el avión haya caído en ese momento, el experto no lo descartó, pero señaló el hecho de que otro avión lo haya visto volar en el radial 010-020 -en dirección a Uruguay- y a unos 2.000 pies por sobre la ubicación que le habían ordenado, después de que se cortó la comunicación.
Aunque había un avión de GOL que volaba desde Brasil en esa zona "es extremadamente difícil que el piloto del otro avión se haya equivocado. ¿Cómo va a confundir un avión de línea con un bimotor de pocas plazas?", se preguntó Héctor Piro, piloto comercial y conductor del programa "Volando x TV" desde 1993.
"Es muy torpe pensar que una nave de esta categoría no tenga la baliza de ubicación de emergencia (algo obligatorio). Además volaba en un espacio controlado por la terminal de Aeroparque y Ezeiza. Resulta casi imposible pensar que no puedan encontrarlo si se cayó cuando regresaba al aeropuerto", analizó Piro.
"Igualmente acá hay algo muy raro. No puede ser que un avión con 'tantas' falencias haya pasado la verificación reglamentaria. Si le permitieron volar es porque estaba en condiciones. No puede haber desaparecido", cerró Indaco.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico