Difunden un diálogo entre Dilma y Lula y se enciende nueva polémica en Brasil

El gobierno de Brasil anunció que tomará todas "las medidas judiciales y administrativas" contra el juez que divulgó una conversación en la que la Presidenta le anuncia al ex mandatario que le mandará una acta de asunción como jefe de Gabinete para que la use "en caso de necesidad". Miles de personas protestaban frente al palacio de Planalto, en Brasilia.

La crisis política que atraviesa el gobierno de Brasil se agravó esta noche tras la difusión de la grabación de una conversación en la que la presidenta Dilma Rousseff sugiere a su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, que lo designaría ministro para que utilice los fueros de ese cargo "en caso de necesidad" y evite ir preso por el escándalooriginado por el desvío multimillonario de fondos de la petrolera estatal Petrobras.

Mientras tanto, miles de personas protestaban esta noche frente al palacio del Planalto, sede del gobierno en Brasilia, y en la céntrica avenida Paulista, de San Pablo, contra la designación de Lula como ministro de la Casa Civil, anunciada oficialmente esta tarde, y reclamaban la "renuncia ya" de la mandataria.

En Brasilia se habían congregado unas 2.500 personas acompañadas por una treintena de legisladores, mientras en San Pablo -la mayor ciudad del país- se habían reunido al menos otras tantas, según reportaron los diarios Folha de Sao Paulo y O Globo en sus sitios de internet.

Al mismo tiempo, Rousseff permanecía reunida en el palacio de la Alvorada -residencia presidencial- con asesores y abogados, analizando los pasos a seguir.

En la conversación telefónica divulgada, Rousseff le dice a Lula que le envió con un mensajero un documento con su nombramiento como ministro de la Casa Civil, un cargo equivalente al de un primer ministro, para que lo utilizara "en caso de necesidad".

"Estoy mandándote a Bessias junto con el papel, para que puedas tenerlo y usarlo en caso de necesidad, que es el término de la posesión", manifiesta la mandataria.

- Rousseff: Hola
- Lula: Hola
- Rousseff: Lula, escuchame.
- Lula: Decime, querida. Ajá...
- Rousseff: Mirá, estoy mandando a 'Bessias' (por Jorge Messias, subjefe de asuntos jurídicos de Presidencia) con el papel para que lo tengamos, usalo sólo en caso de necesidad, que es el acta de asunción, ¿está bien?
- Lula: Ajá. Está bien, está bien.
- Rousseff: Eso, nada más, vos esperalo ahí que está yendo.
- Lula: Está bien, estoy acá, me quedo esperándolo.
- Rousseff: ¿Está bien?
- Lula: Está bien.
- Rousseff: Chau.
- Lula: Chau, querida.

La conversación, según diferentes analistas, dejó traslucir que ambos están preocupados con la posibilidad de que algún juez ordene la detención preventiva de Lula antes de que el exmandatario sea investido como ministro el próximo martes, cuando obtendrá fuero privilegiado y solo podrá ser juzgado por la Corte Suprema.

La conversación fue grabada este miércoles por la Policía Federal con autorización del juez Sergio Moro, que investiga la posible participación del exmandatario en el escándalo de corrupción de la petrolera estatalPetrobras.

Por su parte, el gobierno de Brasil anunció hoy que tomará "todas las medidas judiciales y administrativas" contra el juez federal Sérgio Moro, por considerar que fue quien filtró a la prensa el audio de una conversación en la que la presidenta Dilma Rousseff dice a su antecesor, Luiz Lula da Silva, que lo nombra ministro para evitar que lo manden a la cárcel.

La Secretaría de Comunicación Social se quejó en una nota de prensa contra "la flagrante violación de la ley y de la Constitución de la República cometida por el juez autor de la filtración".

Según los medios brasileños, la conversación tuvo lugar hoy mismo y fue grabada por la Policía Federal con autorización del juez federal Sérgio Moro, quien tiene a cargo la investigación del escándalo en Petrobras.

Moro levantó el secreto de las escuchas telefónicas de Lula luego de que Rousseff anunciara hoy, más temprano, el nombramiento del ex presidente como ministro de la Casa Civil.

Rousseff sostuvo que la designación de Lula no persigue el objetivo de blindarlo contra la investigación y dijo que ésta proseguirá, pero en otra instancia.

"El cambio de instancia no significa que ya no será investigado, significa que la fiscalía y la Policía seguirán la investigación pero que el juez será la máxima corte", dijo la jefa del Estado. La mandataria agregó que "por detrás de la afirmación de que el cambio de instancia es para esconderse solo puede verse una desconfianza de la oposición con respecto al Supremo Tribunal Federal" (STF, corte suprema), y se preguntó: "¿Significa eso que la oposición quiere decir que el STF no es confiable?".

El cargo en el gabinete -que asumirá el martes próximo, según se anunció- le otorga a Lula fueros privilegiados, por lo que ya no podrá ser investigado por un juez federal sino solo por el STF.

Lula aceptó ser ministro de la Casa Civil de Rousseff -mismo cargo que ésta ocupó durante la segunda presidencia de aquél- en una reunión que ambos mantuvieron hoy y que continuó al extenso encuentro de ayer.

El ex presidente regresó a San Pablo una vez aceptado el cargo, que convierte a uno de los mandatarios más populares de la historia de Brasil en el primero que será ministro después de haber sido jefe del Estado.

Lula asumirá un ministerio desde el que se controlan todos los resortes del poder, lo cual le permitirá influir en las decisiones de su sucesora y en las de su base parlamentaria, a la que intentará unir con vista al eventual juicio político contra Rousseff que el Congreso puede retomar en los próximos días.

La crisis ya había empeorado ayer, cuando la mandataria fue acusada por el ex jefe del oficialismo en el Senado Delcidio Amaral, detenido por el caso Petrobras, de haber estado al tanto de la red de corrupción en la petrolera y hasta de haber maniobrado para intentar liberar a algunos de los detenidos por ese asunto.

Días atrás cuando ya había trascendido esa declaración, Rousseff negó de manera tajante las acusaciones, se declaró indignada y recordó sus días en la prisión durante la dictadura, cuando fue torturada, al afirmar que "nunca" respetó "a los delatores".

En paralelo, siguen las causas abiertas contra Lula, en las que es sospechoso de enriquecimiento ilícito, blanqueo de dinero y falsificación de documentos, cargos por los que la Justicia aún no se ha pronunciado pero que llevaron a la Fiscalía de San Pablo a pedir su detención preventiva.

El pedido de detención aún no fue decidido debido a que el Tribunal paulista pidió unificar causas y transferir la solicitud de los fiscales al juez federal Moro.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico