Dilma acusó al vicepresidente de ser "uno de los jefes de la conspiración" en su contra

Ahora conspiran abiertamente, a la luz del día, sin escrúpulos, para desestabilizar a una presidenta legítimamente electa", advirtió Rousseff, quien apuntó que el país vive "tiempos extraños y muy preocupantes, tiempos de golpe, de farsa y de traición".

La presidenta brasileña Dilma Rousseff acusó al vice Michel Temer de ser "uno de los jefes de la conspiración" que se gesta para intentar recortar su mandato por medio de un juicio político. "Cayeron las máscaras de los golpistas", declaró Rousseff, quien aludió a un audio divulgado por Temer ayer supuestamente "por error". En él, vicepresidente parece dar como un hecho la destitución de la mandataria y pide construir un Gobierno de "salvación nacional".
En un acto con profesores y estudiantes, la Presidenta cargó por primera vez en forma directa contra Temer, a quien no citó por su nombre una sola vez, pero a quien se refirió sin ambages al afirmar que "ahora usan la farsa de la filtración para difundir la orden del golpe".
El polémico audio, cuya difusión el propio Temer atribuyó a un "error", fue difundido ayer casi en simultáneo a la decisión de la comisión parlamentaria de que existen razones jurídicas para un juicio político contra Rousseff. El asunto quedó ahora en manos del pleno de la Cámara de Diputados, que lo votará el domingo.
"Ahora conspiran abiertamente, a la luz del día, sin escrúpulos, para desestabilizar a una presidenta legítimamente electa", declaró Dilma, quien apuntó que el país vive "tiempos extraños y muy preocupantes, tiempos de golpe, de farsa y de traición".
Rousseff también dio a entender que esa supuesta trama golpista tiene "dos jefes", en referencia al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, quien en diciembre pasado aceptó iniciar el trámite para un posible juicio con fines de destitución. "Quedó claro que existen dos jefes del golpe que actúan en conjunto y de forma premeditada. Como muchos brasileños, tomé conocimiento y confieso que quedé chocada con la desfachatez de la filtración, que fue deliberada", afirmó.
Según Rousseff, la filtración de ese audio dejó claro que era un discurso de "toma de posesión anticipada" y prueba que "hasta en eso son golpistas, sin ningún respeto por la democracia". "Si había duda sobre el golpe, la farsa y la traición, ya no hay más. Si había alguna duda de mi denuncia de que hay un golpe en marcha, ya no queda ninguna", aseguró la mandataria.
Rousseff también descalificó un informe aprobado por la comisión parlamentaria que analizó el caso y que será votado el próximo fin de semana por el pleno de la Cámara de Diputados. En caso de aprobarse en la Cámara baja, el expediente se enviará al Senado, que tendrá la última palabra sobre la posible apertura del juicio político. "El informe es un instrumento de todo ese fraude. Es tan frágil, tan sin fundamentos, que llega a confesar que no existen pruebas suficientes" para avanzar en el proceso, sostuvo Dilma.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico