Dilma dijo que se trata de "un golpe de Estado"

"No está en juego mi cargo, sino el respeto por la Constitución", indicó la presidenta de Brasil, ya apartada de su cargo. Se mostró junto a su antecesor y dijo ser una persona "honesta y decente". Temer ya firmó como presidente interino.

La presidenta de Brasil, apartada de su cargo y enviada a juicio político, aseguró que es "víctima de una farsa política y jurídica" y acusó a la oposición de "forjar una ambiente para el golpe" de Estado. Además, reiteró que es una persona "honesta y decente" que "jamás" cometió un delito.

En conferencia de prensa desde el Palacio presidencial de Planalto, la mandataria suspendida aseguró que sufre "la mayor de las brutalidades que se puede cometer contra un ser humano: castigarlo por un crimen que no cometió".

"Fui electa por 54 millones de ciudadanos y es en esta condición de presidente electa que me dirijo a ustedes. Lo que está en juego en el juicio político no es sólo mi cargo. Es el respeto por las urnas, por la Constitución y los logros de los últimos 13 años", expresó Rousseff junto a sus ministros y colaboradores.

En ese contexto, acusó a la oposición de querer "zambullir al país en una situación de inestabilidad política para tomar por la fuerza lo que no lograron en las urnas".

Antes de su aparición pública, Rousseff firmó un decreto en el cual exoneró a todo su gabinete, menos al presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, de acuerdo con el diario oficial publicado en edición extra esta mañana.

La lista de ministros destituidos la encabeza el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue el 16 de marzo nombrado jefe de gabinete pero no pudo asumir por una medida cautelar de la máxima corte de Brasil.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico