Diputados aprobó la quita de la patria potestad para femicidas

En el nuevo régimen de responsabilidad parental, que implica una reforma al Código Civil y Comercial, bastará con una sentencia o un procesamiento judicial a un autor de femicidio u otros delitos aberrantes para que automáticamente quede privado de la patria potestad sobre sus hijos.

La Cámara de Diputados aprobó por 203 votos positivos y dos abstenciones un proyecto de ley que establece la privación de la responsabilidad parental para los homicidas de sus parejas. Tras recibir modificaciones, la iniciativa regresa al Senado para convertirse en ley.
Antes de la votación, la diputada Graciela Camaño planteó postergar la votación hasta el final de la sesión, a los efectos de consensuar en ese ínterin un texto definitivo, por una diferencia de criterio que se planteaba en torno al alcance de la resolución.
La diferencia había sido planteada previamente por las diputadas Araceli Ferreyra y Victoria Donda, y acompañada por Soledad Carrizo, quienes plantearon que la norma tenía que alcanzar solo a los hombres, que representan el 99,9% de los casos de homicidios, y no como establecía lo acordado, involucrando indistintamente a "los progenitores". En su lugar propusieron poner padres.
Por mayoría se decidió realizar la votación en general donde resultó sancionada y plantear la modificación del artículo 1 en la discusión en particular.
Se trata de la segunda sesión del vigente período ordinario de la Cámara baja, luego de que el miércoles pasado se aprobara por unanimidad la ley de servicio eléctrico gratuito para usuarios electrodependientes.
El nuevo régimen de responsabilidad parental, que implica una reforma al Código Civil y Comercial, bastará con una sentencia o un procesamiento judicial a un autor de femicidio u otros delitos aberrantes para que automáticamente quede privado de la patria potestad sobre sus hijos. La privación de la responsabilidad parental (conocida como "patria potestad") se aplicará sobre los delitos de homicidio agravado por el vínculo, femicidio, lesiones gravísimas y abuso sexual del hijo por parte del progenitor.
El proyecto ya cuenta con media sanción del Senado, pero el dictamen alcanzado en Diputados con el aporte de distintas fuerzas políticas aplicó modificaciones, por lo que si la iniciativa es aprobada este miércoles deberá volver a la Cámara iniciadora para su sanción definitiva.
En el inicio de la sesión el conflicto en la provincia de Santa Cruz, y una discusión en torno al reglamento, provocó cruces entre los diputados. La diputada Alicia Sciciliani (FAP) fue la primera en tomar la palabra y encender la mecha al solicitar que las mociones de privilegio, por esta vez y debido a la sensibilidad de los temas a tratar, quedaran para el final.
El pedido recibió rechazos y apoyos por igual, pero finalmente quien resolvió la cuestión fue el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, al no hacer lugar a la solicitud.
En medio de esa discrepancia, Monzó debió pedir silencio varias veces a los legisladores. Los interrumpidos acusaron un "acto de violencia institucional" en su contra.
Durante las argumentaciones se escucharon varias opiniones respecto al tiempo que demandan las cuestiones de privilegio, que suelen demorar más dos horas el tratamiento de los temas en agenda. Esto dio pie además a la oposición a criticar al oficialismo por la falta de convocatoria a sesiones ordinarias. En lo que va del año las dos reuniones que hubo fueron de carácter especial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico