Disfrutar de las fiestas navideñas con un bebé

Si el día a día de una familia con un recién nacido es complicada, mucho más los será durante las fiestas de fin de año con las celebraciones, reuniones y cenas.

Al agotamiento y falta de sueño de los primer tiempo con el bebé se unen días en los que se come y se trasnocha más de la cuenta.
Durante el posparto las mamás no solemos tener ganas de fiesta, sólo queremos aprovechar cualquier momento para dormir una siesta o descansar del ritmo que nos impone el bebé, sin embargo, si nos organizamos podemos disfrutar la Navidad, se afirma en GuiaInfantil.com.
Pedir ayuda: los abuelos, amigos u otros seres queridos pueden aligerar la carga de tareas de los padres.
Salir de casa: si a las tareas diarias se le suma la de preparar la cena de Navidad y tener la casa bien arreglada para recibir a los invitados, estaremos doblando el estrés. Por lo que conviene salir a cenar fuera de casa, el bebé puede dormir a gusto en su huevo si la casa en la cual no tiene cuna. Además, de esa forma no tendremos que esperar a que se vayan los invitados.
Celebraciones tranquilas: no son fechas para ir a lugares ruidosos. Es más conveniente disfrutar de una cena tranquila en familia.
Mantené la rutina: seguí la rutina de alimentación y sueño que realizas en casa en la medida de lo posible. Si intentás alargar las tomas de leche o la hora de dormir del bebé, es posible que el niño acuse el hambre o el cansancio y esté irascible.
Las tomas de leche: conviene alejarse del lugar donde está toda la familia y dar el pecho al bebé en un lugar tranquilo donde el pequeño no se altere y pueda realizar la toma relajado.
En caso de que el bebé ya tenga unos meses, podemos sentarlo en su sillita donde puede entretenerse mirando las luces del árbol de Navidad, a otros niños jugando si los hay o a los mayores mientras disfrutan de la cena.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico